Imprimir esta página
Sábado, 26 Diciembre 2020 14:39

REVIEW de JOHN WICK CAPÍTULO 3 PARABELLUM, disponible en Netflix España.

Escrito por  Publicado en Reviews películas 2021-2022 , Encadenados: Cine, Series y Sagas

Demoledora: ¿Quién puede ofrecer más y mejor? 

'John Wick Capitulo 3 – Parabellum', ya está disponible en este enlace de Netflix España.

Tras los acontecimientos sucedidos en la entrega anterior, John Wick (Keanu Reeves) tiene las horas contadas, pues sobre su cabeza existe una recompensa de 14 millones de dólares. Todos los mercenarios del Planeta buscarán darle caza, pero John Wick no está dispuesto a ser cazado.

Después de una carrera a contrarreloj como hombre libre, antes de que comience la caza John aprovechará para dejar a su fiel compañero de cuatro patas bien protegido por Winston (Ian McShane) y Charon (Lance Reddick) en el Continental Hotel

AMPLIA CRÍTICA de 'JOHN WICK Capítulo 3 – Parabellum' DE CEC CINE

Con un gran sentido del humor y  una acción desorbitante, Chad Stahelski nos ofrece esta tercera entrega de la saga de John Wick, nuevamente en solitario como todos esperábamos, pues nadie como él conoce a John. Si alguien dudaba de que John Wick 2 no pudiera ser superada en violencia y acción, estaba totalmente equivocado. Si en aquella ocasión no pudimos contar el número de muertos, en esta resulta imposible. Caen como moscas, pero no sólo ante Wick. Con una duración de algo más de dos horas, ni Chad Stahelski ni Keanu Reeves te dejarán respirar. El más todavía sí es posible.  

Por supuesto que no me puedo olvidar ni de las peleas ni de los momentos más bélicos del filme, porque una vez más hay que volver a destacar las explosivas coreografías, grandes protagonistas de este filme, donde no sólo quedan agotados los especialistas que las realizan, sino los espectadores desde sus butacas. Son más largas, más intensas y más demoledoras, y no exagero, sino ya me lo diréis. Algunas de ellas, nos recuerdan un poco a las presentadas en la anterior entrega, pero da igual, se agradecen y además contienen más muertos, más acción, más casquillos de balas rodando por el suelo (se cuentan por cientos) e incluso la compañía de una intrépida “compañera” de batallas. ¿Quién es? No os lo pienso decir. Pero nuestro amigo, no va a estar tan solo como muchos piensan, porque él lo vale y además, tiene sus ases guardados. 

La película cuenta con un extraordinario sentido del humor como ya he enunciado, porque si algo han tenido en cuenta los guionistas es que reírse de uno mismo es el mejor antídoto para todo, incluso ante los críticos. Situaciones verdaderamente surrealistas que el espectador disfruta, y otras tan agotadoras y tensas que, si no sueltas una carcajada, no logras liberar la tensión. Además, forman parte de la historia. 

Vamos con el protagonista principal de esta demoledora saga, ese hombre que parece de acero pero no lo es, porque os aseguro que sangra. Ese hombre que parece que no siente dolor, pero que sí, también lo demuestra, cuando recibe toda clase de golpes, puñaladas e incluso tiros. Ese hombre que parece inmortal y que en ocasiones dudo de su mortalidad, ese hombre es John Wick, quien desde la primera entrega se apropió del cuerpo de Keanu Reeves, un actor que se siente como pez en el agua cuando le dicen, vamos, te reclama Wick. No hay palabras para describir su actuación o sí, y serían muchísimas. Está maravillosamente acompañado por un Ian McShane como el impertérrito e irónico Wilston, dueño del Continental, Laurence Fishburne en el papel del Rey de los Mendigos. Del lado contario estará Mark Dacascos, como Zero, el gran enemigo de John, un experto en artes marciales con quien tendrá que luchar a muerte y en lado femenino nos encontramos con Halle Berry como la implacable Sofía, Asia Kate Dillon, como la juez de la Alta Mesa y una siempre maravillosa Angelica Huston como la Directora, son algunos del cuidadísimo elenco actoral.

Quiero destacar los vistosos y espectaculares decorados, cobrando una gran importancia en el transcurso de la obra y superándose a sus antecesoras. Si en la anterior entrega John se tenía que enfrentar a salas de espejos con una iluminación muy discotequera, en esta ocasión los espejos son sustituidos por un laberinto de paredes de cristal transparentes en las estancias existentes en el Continental. Por el camino se encontrará con vitrinas cuyo interior contiene cabezas humanas, también de cristal. En ese lugar preciso, se desarrollará una de las grandes escenas de artes marciales a la que Wick se tendrá que enfrentar, con enemigos que le idolatran como contrincante. Los creadores de estos decorados y otros muchos que vemos a lo largo de la película han corrido a cargo de David Schlesinger (John Wick 2) y Kevin Kavanaugh, que también repite el director artístico. 

Continuaré con el equipo técnico y para ello debo mencionar al montador de este filme, que se lo ha tenido que pasar como un adolescente jugando con un videojuego: Evan Schiff, que realiza un trabajo superior, dotando de un gran  dinamismo a toda la obra, incluso en los instantes sosegados que precisa la película. Otro gran mago es Dan Laustsen con su lujosa, cálida y vital fotografía. Encuadres perfectos en un rico abanico de planos, que en ocasiones logra jugar al despiste con el propio espectador, a través de un gran uso del color e iluminación, ofreciendo belleza donde habrá muerte. Termino hablando de la banda sonora, nada de sorpresas, son los mismos compositores desde la primera parte: Tyler Bates y Joel J. Richard, que hacen saltar a las notas para no ser salpicadas de sangre, heridas por una bala o recibir un golpe no deseado. Simplemente espectacular y una gran acompañante durante todo el filme.

En cuatro palabras, 'John Wick Capítulo 3 – Parabellum' es una locura desatada, controlada y disfrutada por igual. Los seguidores de la saga van a quedar extasiados y repletos de anécdotas que la obra nos va regalando y con un final, muy abierto hacia esa cuarta parte, que sin duda puede ser un desenlace definitivo o no.  Ya no me voy a preguntar si puede ser más violenta que las anteriores, porque la respuesta estoy seguro que es un sí, pero el cómo lo van a lograr ya es otra cuestión. Solo os puedo decir, que hay gente muy cabreada con La Alta Mesa, pero que muy cabreada y Baba Yagá, está entre ellos.

Como bien dice en un momento determinado Winston “Si quieres la paz, prepara la guerra”

  • Mi nota es: 8,5 / 10
  • ESTRENO en ESPAÑA: 31 de mayo
  • YA DISPONIBLE EN NETFLIX ESPAÑA
  • REPARTO: Keanu Reeves, Halle Berry, Ian McShane, Anjelica Huston, Laurence Fishburne, Lance Reddick, Asia Kate Dillon, Jason Mantzoukas, Mark Dacascos, Yayan Ruhian, Cecep Arif Rahman, Robin Taylor, Tobias Segal, Saïd Taghmaoui, Jerome Flynn, Randall Duk Kim, Margaret Daly y Susan Blommaert.
  • PRODUCTORA: Lionsgate// Thunder Road Pictures// Summit Entertainment// 87Eleven
  • DISTRIBUIDORA en ESPAÑA: Entertainment One Films Spain
  • GUION: Chad StahelskiShay Hatten, Chris Collins y Marc Abrams.

SOBRE EL DIRECTOR

Chad Stahelski era y es un importante especialista de actores, hasta que decidió ponerse tras las cámaras junto a David Leitch para dirigir John Wick: otro día para matar. Pero antes de llegar a ese año 2014, Stahelski fue uno de los dobles de su amigo Brandon Lee, en “El cuervo” de Alex Proyas 1994, cuando decidieron finalizar la película tras el desafortunado “accidente” que sufrió Brandon y muriendo antes de terminar la película. También fue doble de Keanu Reeves en la saga de “Matrix” y llegamos a ese año 2014, donde junto David Leitch dirigiría la mencionada John Wick: otro día para matar, una película que no se estrenó en nuestro país en salas comerciales, sino que pasó directamente a la televisión. Tres años más tarde, en 2017 se hizo cargo, en solitario, de la continuación: John Wick: Pacto de Sangre, obteniendo un gran éxito de taquilla, lo que le ha llevado a esta nueva entrega con John Wick: Capítulo3 – Parabellum, una nueva obra que deja abierta la puerta a una cuarta parte, en la cual sinceramente me costaría creer que van a ganar en acción a esta nueva historia, aunque se prevé todo un apocalipsis... pero dejemos el futuro para centrarnos en el presente.