Martes, 13 Abril 2021 09:07

Review de La princesa prometida (The princess bride), la gran aventura romántica que sigue maravillando a las nuevas generaciones.

Escrito por  Publicado en Reviews películas 2021-2022

Una combinación perfecta de fantasía, humor e inteligencia


Que los 80 fueron una época mágica y fructífera en el mundo del cine lo sabe todo el mundo. Películas como “Gremlins”, “Top Gun”, “Willow”, “Karate Kid”, “Blade Runner” son historia de las salas de cine, los reproductores VHS, las reposiciones y demás ataques de nostalgia que cualquier cinéfilo que ya haya cumplido 40 años conoce.

Se necesitaría más de un folio para escribir todas las películas que englobarían una lista decente de películas que marcaron los 80. Y hoy me quiero centrar en una película, a la que de manera imperdonable, no había prestado la suficiente atención hasta ayer. Pidiendo disculpas por ese “crimen”, aquí empieza esta humilde revisión a “La princesa prometida”.

Review de La princesa prometida (The princess bride)

Estrenada en el año 1987 cuenta con la dirección de un Rob Reiner, que ya era conocido en la gran pantalla, gracias a esa famosa aventura de niños que es “Cuenta conmigo”. Tras ese clásico (que entraría en el folio antes comentado) y antes de una de las comedias románticas por excelencia “Cuando Harry encontró a Sally”, se embarcó en la adaptación de la novela de William Goldman.

Para ello se rodeó entre otros actores del trío formado por Cary Elwes, Mandy Patinkin y Robin Wright. Antes de dedicarme a ellos, quiero hacer mención a otros dos personajes que te “roban” el corazón en cada una de sus escenas. Uno es el personaje de Fezzik al que da vida el ya fallecido André The Giant. Nombre profesional de André René Roussimoff, luchador profesional. El cine siempre ha sabido sacar partido de deportistas con físicos excepcionales, para cierto tipo de personajes. Podemos recordar por ejemplo a Wilt Chamberlain en “Conan el Destructor”. Y al mítico pivot de los Lakers, Karem Abdul-Jabbar, dándose de lo lindo con Bruce Lee en “Juego de la Muerte”. Pues André The Giant, consigue con su personaje bruto, pero de gran corazón, ganarse el aprecio del espectador. Que tiene claro desde el principio, que villano parece, pero de villano nada tiene. Junto a él también mención especial para un Billy Cristal irreconocible en el personaje de Milagroso Max. Un excéntrico curandero, que en su diálogo con Valerie (a la que da vida Carol Kane) ya deja claro que lo suyo son las diálogos entre parejas. Uno entiende viendo su escena, que lo grande estaba por llegar. Y vaya si fué grande, vaya si valió la pena ver su química con Meg Ryan en “Cuando Harry encontró a Sally”.

Dicho esto,  perdón por el desvío, vamos a por el trío maravillas. En primer lugar, Cary Elwes, a los espectadores más jóvenes les suena de entrada por la saga “Saw”. Su personaje, como doctor Gordon, brinda uno de los recuerdos más celebrados para los amantes de dicha saga. No haré spoiler, aunque dudo que haga falta. Sólo decir que su personaje no tiene nada que ver con el valiente, romántico y algo cursi Westley de “La Princesa Prometida”. Un antiguo mozo de granja, que hace de volver con su amada Buttercup, el leit motiv de su vida. Y para ello se convertirá en un misterioso espadachín, con antifaz, frases de esas que sólo escuchas en una película y carisma mucho carisma. ¿Buttercup? Pues Buttercup es la típica princesa de cuento que espera que su amado la rescate de su torre de marfil, en este caso matrimonio obligado con el maligno príncipe al que da vida Chris Sarandon. Quizás el personaje, que menos “brilla” en esta película. Volviendo a Buttercup, decir que quizás de forma impopular, me quedo 20.000 veces con su historia de amor con Westley, que con la que posteriormente vive con Tom Hanks en “Forrest Gump”. Porque como Buttercup, son sus primeras escenas con Westley, en la granja, donde uno reconoce magia, romanticismo y una perfecta recreación de lo que podíamos sentir cuando pensábamos en cuentos de príncipes y princesas. Ese “Como desees” ya es icónico. Aunque no tanto como la mítica frase que lleva grabada a fuego en su mente el personaje al que da vida Mandy Patinkin. 

Me vuelvo a desviar, querido lector, seguramente ya lo sabes, pero de no ser así prepárate a flipar. Porque Iñigo Montoya (su personaje) es el famoso Saul de Homeland. Si, los años pasan para todos y cuesta reconocerlo. Pero sí, el cine le ha dado a Mandy Patinkin, grandes papeles tanto en cine como en tv. Vuelvo a Iñigo Montoya, que hace de la venganza su único motor. Viviendo con el único objetivo de enfrentarse un día a quién mató a su padre y decirle antes del gran enfrentamiento eso de “Hola. Me llamo Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir”.  Esta es una de esas frases que todo el mundo conoce, incluso sin haber visto la película. Al nivel de “Volveré” o “Francamente, querida, me importa un bledo”. Iñigo Montoya ,al igual que Westley, tienen el honor como un valor importante que nunca perderán. Eso crea situaciones tan surrealistas como ese primer encuentro/duelo, donde las espadas se baten con la misma intensidad que los espadachines sueltan frases ingeniosas. 

Westley, Buttercup e Iñigo Montoya. Los tres en esta aventura de Rob Reiner. Con decorados de cartón piedra. Con ratas gigantes, cuyos efectos especiales, en la casi ausencia de los mismos,  son adorables. Los tres formando parte de un cuento, el que un abuelo al que da vida Peter Falk (Colombo en nuestro recuerdo), cuenta a su nieto al que da vida Fred Savage (el de “Aquellos maravillosos años”). Y con una banda sonora de lujo, porque contar con Mark Knopfler y Willy DeWille para acompañar a una película es todo un lujo.

¿Se merece “La princesa prometida” el status que tiene? Rotundamente SI. Y aquí,no tiene nada que ver la nostalgia de quien a sus 45 recuerda los 80 como la mejor época que ha vivido el cine. Aquí se tiene que pensar que pocas veces un cuento ha parecido tan cuento en una gran pantalla. Y eso no lo han conseguido películas posteriores que, gozando de un presupuesto mucho mayor, se han quedado en un “quiero y no puedo”.

Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad

Últimos comentarios