Lunes, 27 Enero 2014 14:17

Josep Pla: la diabólica manía de escribir

Escrito por  Publicado en Polaroids
Josep Pla

Josep Pla (Photo credit: Thundershead)

Josep Pla dijo una vez que tenía la diabólica manía de escribir; es comprensible si tenemos en cuenta que su obra completa consta aproximadamente de 35.000 páginas. Hijo de unos propietarios rurales de Palafrugell, estudió el bachillerato en Girona y se trasladó junto a su familia a Barcelona para estudiar en la Universidad.
 
Como no tenía muy claro qué quería estudiar, parece que empezó medicina. Es llamativo el número de médicos o aspirantes a médicos que fueron escritores: Louis-Ferdinand Céline, Rabelais, Sir Arthur Conan Doyle...
 
Acabó en derecho, con la vaga intención de hacerse notario, pero al acabar la carrera empezó a trabajar de periodista, en La publicitat o La veu de Catalunya.


Eran los años de plomo de la ciudad condal, con los enfrentamientos entre anarquistas y pistoleros a sueldo de los patronos; los muertos se contaban por docenas. A Pla siempre le quedaron grabados esos muertos en callejas de la parte de atrás del Paralelo o en el Barrio Gótico, que él tenía que ir a cubrir. En 1924 escribe un artículo crítico con el Protectorado en Marruecos y tiene que exilarse a París. En 1925 aparecería su primer libro Coses vistes.

Toda la obra de Pla podría llamarse así, porque Pla es el testigo ocular y el resumidor del siglo que le tocó vivir: cualquier cosa que pasó en el mundo, Pla la fue a ver y se la contó a los catalanes, pues el resto de los españoles, a pesar de Dionisio Ridruejo, no se han decidido a seguirlo. Me recuerda un poco a Indro Montanelli en Italia. Pla se definió así, como un bobo de ventanilla, a quien le gustaban los coches de línea y los cargueros para tardar más tiempo en el viaje y poder ver más cosas. Pla es el hombre que nunca se cansa de mirar y escribir.

No hay que haber leído a Montaigne para imaginarlo como uno de sus modelos. Pla reaccionó a la Renaixença y El Modernisme, ambos muy intrincados, que serían la consecuencia cultural del resurgir de la burguesía catalana en la segunda mitad del siglo XIX y primer tercio del XX. Catalunya siempre oscila entre el seny o el sentido común y la rauxa o el delirio. Pla sería el seny y su paisano Salvador Dalí la rauxa, pero ambos son heterodoxos, como buenos catalanes, y al fin y al cabo, las dos caras de la misma moneda. Ambos se crearon un personaje, con su indumentaria, su lenguaje corporal y sus objetos fetiche:

Salvador Dali with ocelot and cane

Image via Wikipedia


Pla el traje de pana negro, la boina, la cara ancha y los ojos de mandarín riente, los gestos despaciosos de liarse cigarrillos, la sonrisa socarrona, el empecinamiento en definirse como un pagés cualquiera, el cigarrillo eternamente ligado a su mano. 

Dalí la túnica blanca, los collares, la barretina, los bigotes enhiestos, la cara afilada y los ojos desencajados, ensaimadas giratorias, los ademanes arrebatados, la tozudez de declararse un genio, el bastón encajado en su puño como un anatema. 

Ambos acabaron desagradando a sus paisanos. A Pla se negaron a darle el Premi d' Honor de Les LLetres Catalanes por su pasado franquista - aunque Franco le desagradaba- y Dalí provocó el estupor de Portbou a Sant Carles de la Ràpita al ceder toda su colección de arte a la Corona - de España, claro. 



Volvamos a Pla y dejemos a su gemelo oscuro o luminoso. Escribió biografía, memorias, libros y notas de viaje, novelas emboscadas, diarios, ensayos sobre lo que comemos, lo que bebemos... no hay un tema sobre el que no escribiera Pla. Según él, fumaba mucho porque le daba mucha importancia al adjetivo, y fumaba hasta encontrar el adecuado; erizaba y eriza el vello de las feministas y las mujeres en general, pues para él la mujer estaba para la cocina o la cama y no se cortaba en afirmar cosas como que Italia era un país muy bello en el que muchas señoritas tenían el culo respingón; era un conservador e incluso un reaccionario y no le importaba pensar que quien no lo era, debía de ser tonto; y sobre todo escribía, todos y cada uno de los días de su vida, se afeitara o no... incapaz de curarse la diabólica manía de escribir.

 


Josep Pla  
Les Hores (fragmento) -en catalán-


" La gran novetat és aquesta: posar-se d'esquena al gran foc de llenya; avançar cap a la porta, sentint en els pòmuls la duresa metàl·lica del fred, i tenir la visió sobtada, instantània, dels ametllers florits. Com vingueren aquestes flors? Ahir no hi eren. No hi havia més que un borrissol rosat d'una vaguetat sense pes. Nasqueren al conjur de la nit, potser al conjur de la calma de l'aire de la lluna plena. Tota forma és l'alliberació de la tensió que l'ha construïda. Aquestes llunes tan clares de gener i de febrer, la llum de les quals posa una punta de misteri sobre les parets emblanquinades, sobre les velles, desgavellades masies, que esquitxa d'irrealitat la cal·ligrafia nua dels arbres esvelts que fa una claror viva sobre els sembrats menuts -aquestes llunes tan clares, sobre les quals el temps navega d'una manera plàcida i tranquil·la, són propícies a la producció d'aquests misteris, a la distensió de les forces cegues. Aquests ametllers florits ens faran companyia uns quants dies. Pocs dies. Aquestes curtes tardes suaus de febrer, d'aire sec i viu, ondulades pel pas d'una mica de vent, embadalides en la llum pueril i trencadissa de l'any adolescent, amb el misteri verd de la germinació tímida, amb la tendresa dilatada del blau del cel, amb aquests petits núvols errabunds, d'una blancor de nata, que es perdran en la llunyania de la nostra indiferència, amb el lleonet jovenívol del sol bolcat sobre els sembrats i sobre les herbes, amb la pètria solitud lineal de les muntanyes de color de farigola, o cobertes de pins tètrics -en aquestes tardes de la joventut de l'any, aquests ametllers florits són com una ànsia imaginada d'alguna forma paradisíaca debolida. "  

El Poder de la Palabra
www.epdlp.com


La traducción es mía:

La gran novedad es esta: darle la espalda al gran fuego de leña, avanzar hacia la puerta, sintiendo en los pómulos la dureza metálica del frío, y tener la visión de los almendros en flor. ¿ Cómo habrán venido estas flores? Ayer no estaban. Sólo había una pelusa rosada y vaga y sin peso. Nacieron del conjuro de la noche, tal vez del conjuro de la calma del aire de la luna llena. Toda forma es la liberación de la tensión que la ha construido. estas lunas claras de enero y febrero, cuya luz pone un punto de misterio sobre las paredes encaladas, sobre las viejas, desvencijadas masías, que salpica de irrealidad la caligrafía desnuda de los esbeltos árboles, que da una claridad viva sobre los pequeños sembrados - estas lunas tan claras, sobre las que el tiempo navega de una manera plácida y tranquila, son propicias a la producción de estos misterios, a la distensión de las fuerzas ciegas. Estos almendros en flor nos acompañarán unos cuantos días. Pocos días. Estas cortas tardes suaves de febrero, de aire seco y vivo, onduladas por el paso de un poco de viento, embobadas en la luz pueril y frágil del año adolescente, con el misterio verde de la germinación tímida, con la ternura dilatada del azul del cielo, con estas pequeñas nubes errabundas, de una blancura de nata, que se perderán en la lejanía de nuestra indiferencia, con el leoncillo jovial del sol volcado sobre los campos y sobre los pastos, con la pétrea soledad lineal de las montañas color romero, o cubiertas de pinos tétricos - en estas tardes de la juventud del año, estos almendros en flor son como un ansia imaginada de alguna forma paradisíaca ya pasada

Comentarios (8)
  • Dr. Series
    Solo agregar que las series no tienen la culpa de que la gente no sepa distinguir ficcion de realidad, y se apunten en masa para jugar a ser houses o greys. Coincido bastante, sin embargo, con vuestros comentarios sobre dichas sereis.
  • Lara de Trier
    Matar un cerdo a besos!!!!!!JAJAJA! Gracias por tus consejos y advertencias pero la menda ya sabe donde se mete, tradició familiar. Yo de la uni solo me llevé un amigo e indirectamente un marido, ambos el mejor regalo del mundo y la razónpor la cual ha tenido sentido ir a la uni y hacer una carrera de la que me horrorizo y que jamás me dará de comer.
    House me hace gracia, bueno, me la hizo en su día ahora me parece repetitivo. Jugar a diagnosticar tenía su qué pero acabó siendo lupus, autoinmune o una tenia... en fin.
    La grey es para ostiarla, me parece una estupidez de serie y te apetece meterte en la pantalla y pegarles un buen meneo a todos. no me creo que hayan terminado una carrera, me parece gravísimo
  • jerof
    Ante todo suerte. La facultad es del todo absurda, pero un 70% largo de mis mejores amigos los hice allí. House es un gilipollas integral y no es médico en absoluto - tampoco lo es Jordi Pujol, aunque se licenciara en Medicina- pero a ratos es divertido. Yo acerté el Sdre. de Cushing y la Porfiria aguda intermitente, aunque cada vez me interesa menos, dado que nunca se verá una escena explicita de sexo con Cudy. Anatomía de Grey es insoportable, la mayor gilipollez que se ha rodado nunca y la Grey y el guaperas más pesaos que matar un cerdo a besos.
    Entrar en medicina significa un mínimo de 10 años estudiando y trabajando para acabar trabajando unas 42-60 horas a la semana con los sueldos más bajos de Europa a excepción de Grecia. Pero como decían los Stones del rock and roll: me gusta.
    Besos
  • Lara de Trier
    Estar, estar... no estoy pero espero estarlo. Estoy en otro ramo donde se trabajan los fines de semana y las noches. Siempre me ha gustado eso de trabajar cuando todo el mundo está de fiesta y tener fiesta cuando todos trabajan...
    Mira, lo del ojo clínico se tiene o no se tiene. Es como el arte, se lleva dentro no no se lleva, es una sensación y por mucho que se intente cultivar es lo que diferencia un buen médico o escritor de un genio.
    La medicina está acabadísima. Series como House o anatomía de Grey, hospital central y sandeces por el estilo han hecho mucho, mucho mucho daño a las facultades que se han llenado de "cerebritos" y quiero y no puedo. Y los que realmente lo sienten no han podido acceder por culpa de otros que ni saben dónde se están metiendo. Así son las cosas. Luego tienes los de matrícula de honor incapaces de diferenciar un cúbito y un radio de una tibia y un peroné... es increíble pero... por desgracia es lo que nos ha tocado vivir. De aquí a 20 años van a faltar más de 10000 facultativos pero en vez de abrir nuevas plazas importamos médicos extranjeros cuya educación y formación no es, ni de buen trozo, la misma, ejem ejem... Siempre poniendo parches en vez de solucionar la cuestión desde su raíz.
  • jerof
    Gracias.
    Sí, me dejé a Chejov, y debe de haber muchos más. No sé si el ojo clínico o qué, pero la verdad es que es una combinación frecuente, aunque si todo sigue como cuando yo estudié, cada vez lo será menos.
    ¿ También estás en este extraño ramo en el que no llama la atención trabajar de noche ni los festivos?
    Besos.
  • Lara de Trier
    Qué artículo! De nuevo felicidades.
    A mí también me interesa y mucho eso de que los escritores caban siendo médicos. JA JA JA! Pero tengo otra teoría... Creo que el ojo clínico, esa sensación de estar leyendo algo sin que sea explícito, tiene que ver con el hecho de escribirlo. Chejov también era médico, por cierto.
    A lo mejor es la observación del cuerpo humano, su perfeción la que crea escritores. A lo mejor es al revés, escritores maravillados por la magnificencia del hombre que se deciden por la exploración del mismo en sus profundidades...
  • jerof
    Gracias, Trajano. El problema es que nos quedamos siempre con la anécdota, para bien o para mal. Es una pena que Dan Brown no tenga problemas para que lo traduzcan y Pla sí.
    Creo que el catalán, como el gallego, tiene un humor socarrón e imaginativo y en cierta forma secreto. Además, aquí se admira al verdaderamente excéntrico, como en Inglaterra. Claro que hay gente muy aburrida: aburridísima, pero eso no depende de dónde ha nacido.
    Es llamativo el número de médicos o aspirantes a médicos que fueron escritores: Louis-Ferdinand Céline, Rabelais, Conan Doyle, William Carlos William, Paul Celan, Luís Martín Santos, Christopher Isherwood, Somerset Maugham, Pío Baroja... Seguro que se puede hacer también una lista de abogados, pero yo tengo deformación profesional. No tengo teorías,pero el médico de verdad se interesa por la gente, lo mismo que el escritor, y además, si tiene unas buenas orejas puede escuchar historias que no deben quedar en el olvido.
    Un abrazo.
  • Trajano
    En primer lugar, felicitarte por tu nueva polaroid y por la traduccion, que no es de las faciles.

    Segundo, es una pena que Pla sea mas conocido por franquista o misogino (y no digo que lo fuera), que por como era y por su obra. Una pena también que en Cataluña por unas cosas, y fuera por otras, haya caído en el olvido de los prejuícios.

    me ha gustado tanto tu articulo a nivel bio como acerca de su obra, y tambien como esta redactado, con ese punto final a tu texto que conecta con el titulo del articulo.

    Dali y Pla eran heterodoxos, sí, ¿crees que eso es ser un buen catalán? Yo coincido con el apunte, pero entonces creo que debe haber muy malos catalanes por ahi, pues la mayoria es tan cerrada (en todos los sentidos, pero sobretodo de mente), como en el resto de España.

    Por ultimo, una pregunta que me inquieta y me gustaría que me contestaras: ¿por que una buena salida para los escritores es la medicina?

    Es verdad, y me gustaría sobremanera el saber si tienes alguna teoría, o lo hay, al respecto

Escribir comentario

  • escritores
  • escritor
  • autor
  • autores
  • escritores catalanes
  • escritor josep pla
  • josep pla obra
  • josep pla en catalan
  • josep pla salvador dali
  • obra de josep pla
  • josep pla reseñas
  • josep pla franquista
Publicidad

Ya somos más de 29.000 en Facebook: ¡Contenidos Exclusivos FB, Únete!

Últimos comentarios