Publicidad
Sábado, 30 Marzo 2019 01:13

Woodstock: Un Festival de Música para poder soportar el mundo... sin poder cambiarlo.

  • El Festival de Woodstock se hizo para poder soportar el mundo, o para olvidarse de él. La Historia nos dice que fue para intentar cambiarlo, pero no pudo ser.
  • En 'Crónicas de ayer y de hoy' recordamos un evento que algunos creyeron iba a ser importante en la Historia de la Humanidad, aunque finalmente sólo lo fue para la Música.
  • Sólo hay que observar alrededor para saber que el ser humano siempre acabará cometiendo los mismos errores y tendiendo a una inercia ciega e involutiva.
Escrito por  Publicado en Crónicas De Ayer Y De Hoy


WOODSTOCK, UN FESTIVAL QUE SOLO HIZO HISTORIA EN LA MUSICA.



Impresiona un poco saber que ya hace casi 40 años que se celebró este Histórico Festival, un evento tan famoso como importante en la Historia de la música que también ha sido interpretado como muy importante en la Historia en general, aunque eso sea una falacia: no se pueden valorar efectos reales en el plano social: sólo ilusiones.

La música que domina es la comercial (si es que a eso podemos llamarle música), sin prestar atención a los instrumentos, devaluando la creatividad, menospreciando los acordes, las letras, actitud y, por supuesto, sin dejarnos conocer a los buenos músicos (que alguno quedará). 

De hecho, cuando se cumplieron 25 y 30 años del Festival, se intentó montar uno igual. La fórmula no cuajó, sobre todo en la edición del 94.

Un Woodstock, hoy en día, ya no tiene sentido. Como tampoco tiene mucho sentido que hablemos de lo que fue, significó y sucedió a nivel social, porque la Historia ha devuelto al hombre a su eterno retorno, que diría Nietzsche, o a su punto de partida crónico.

Quizás sería más relevante detenerse en el por qué...

El Festival de Woodstock se hizo para poder soportar el mundo, o para olvidarse de él. La Historia nos dice que fue para intentar cambiarlo, pues algunos miles de ingenuos también pensaron que podrían cambiar el mundo, introducir "nuevos valores", y ser un poquito más libres. Fracasaron en el intento, porque nuestra sociedad y nuestra propia naturaleza humana, siempre estúpida hasta las trancas, nos alejan de la libertad...

Ambos conceptos están muy bien unidos: las debilidades de los seres humanos han sido siempre muy bien detectadas por los emperadores y gobernadores de todas las épocas, que han aprovechado para ir "liando" y despersonalizando a todo el mundo. Pero esto no hubiera podido cuajar nunca si el propio individuo no fuera tan imbécil de hacer caso y dejarse dominar, apuntándose siempre a las normas y los marcos que, desde niño, le han embutido a la fuerza para que tenga claro que de ahí saldrá la fórmula de la felicidad.

Aquellos hippies que creyeron en el amor libre se han convertido, salvo bizarras y alabables excepciones, en unos yuppies de cuidado que no han dejado ser libres ni a sus propios hijos, ni a su correspondiente amado/a. Han picado en todo, han caído en todas las trampas del sistema, y se han mentido y auto-engañado a ellos mismos para convencerse de que ya era hora de olvidarse de según qué tonterías y "sentar la cabeza", como mandan los cánones. Quedan 4.

La guerra de Vietnam y la lucha que hubo contra ella... Hoy las guerras que pueda haber en el mundo quedan diluídas entre tantas notícias que acumulan muertes y más muertes sin que nadie ya se inmute. El hambre sigue acechando en África, e incluso a la vuelta de nuestra condescendiente esquina, pero no tan sólo no nos importa, sino que hemos llegado al puto punto de que algunos la fomentan para tener mucho más para ellos mismos. La televisión "normal", la gratuita -y por lo tanto tóxica-, aquella que seduce a las masas como falutista de Hamelin, pasa imágenes de gente que está sufriendo o muere sin ningún tipo de rubor, pues da más audiencia. Y eso es lo que cuenta.

¿Por qué tantos espectadores, por qué detenerse y regocijarse en el morbo y el dolor ajeno a todas horas? Las vidas de la mayoría de la gente son tan patéticas, que necesitan ver que hay otros que lo pasan peor... y sobre todo que les "entretengan" con imágenes de impacto. Se emocionan 10 segundos como mucho, y luego siguen buscando morbo y vísceras en otros canales, y ya sabéis que no hablamos sólo de canales televisivos. Hoy la basura lo inunda todo, también las supuestas redes sociales, que no han hecho más que incidir en todos los problemas y agravarlos aún más, si es que eso era posible.

Para rematar el despropósito humano, nos hemos fijado en algo que, por ser polémico de decir, y quizás atrevido, no deja de ser verdad: el hambre y la guerra en otros países que no sean el tuyo son, para muchas personas, un consuelo o incluso un motivo de burla o sensación de superioridad, y por más que este sea un argumento difícil de aceptar en el mundo de lo politicamente correcto, es facilmente comprobable. Sólo hay que pensarlo un poco cuando veas el comportamiento u oigas sus opiniones acerca de estos temas: sólo hay que escuchar a alguno de los múltiples seres humanos deleznables de nuestra sociedad. No se puede caer más bajo.

En la música, las cosas andan muy mal también: ya no quedan referentes novedosos ni importantes en la música rock, folk o del estilo que sea. Nadie emerge ya como artista revolucionario, parece que todo está inventado. Y, de hacerse un nuevo Woodstock, pasaría algo mucho peor de lo que pasó en la edición de 1994: imitar todo aquello que sucedió en Woodstock con los 'artistas' de hoy en día, conformaría un evento nada radical ni reivindicativo, por más que algunos piensen que ir desnudos en mitad de un concierto o echar un polvo en plena pista de baile sea lo más de lo más. Los que llevan piercings y otros artilugios de decoración son la mayoría, y hoy lo excepcional parece no haberse marcado la piel con elementos punzantes. La gala podría acercarse a una de esas de TVE que en su día titularon 'Murcia, qué bonita eres'

No sólo no hay artistas, sino que no hay pasta, no hay patrocinadores... Y, sobre todo, no hay ganas de reeditar una fiesta afrodisíaca y alucinógena. Como hemos apuntando anteriormente, la búsqueda del placer es el pan nuestro de cada día, y la desconexión se sirve en los aviones que trasladan al rebaño de un lugar a otro para que pierdan los pocos días que tienen libres para conocerse a sí mismos y compartirlo con sus seres queridos, que es lo único que importa en la vida.

Hoy el mundo no sólo no se quiere cambiar ni se soporta, sino que incluso se acata y disfruta tal cual nos mandan: como si se nos diera la orden de ser como quieren que seamos, y de hacer con cada uno de nosotros lo que le venga en gana. La línea está marcada, hay que ser de una determinada manera y hacer lo nos dicen que hay que hacer. Y es hoy también cuando crecen los adeptos. Sigue esta moda, pertenece a un grupo, trabaja como un perro, luego vete al paro, cómprate un piso y págalo con sangre. Y el humano se muestra más que dispuesto, e incluso lo cuelga en su red social de turno, dejando en evidencia al pez que más fácil picaba el anzuelo.

Los deseos de paz y amor ya no se los cree nadie, ni tan siquiera el Papa, que bastante tiene con tanta pederastia en sus filas. La utopía no vende y la música en torno a la hoguera vive en el país del olvido. Sólo hay que ir a un Festival como el de Benicássim para acabar asqueado de tanto tarugo suelto, tanta superficialidad, tantas apariencias, tanto sexo fácil, tantos piercings, tatoos y tantos códigos asumidos y repetidos hasta la saciedad por una raza, la humana, que sigue su declive tan feliz, inconsciente y auto-complaciente como siempre.

Pero que nadie lo olvide: la autocomplacencia, la inconscencia y la supuesta felicidad, se pagan. Y lo peor está aún por llegar.

Woodstock, descansa en paz. Y ni se te ocurra intentar volver.


Comentarios (6)
  • Felipe el del clarinete
    Oye, es más podríamos hacerlo entre unos cuantos y poner los testimonios en común e indagar (entre líneas, claro) sobre el verdadero significado de las palabras... o bueno, también puedo hacerlo yo solo con unas cuantas personas. Lo que ocurre es que si lo hago yo solo puede haber un sesgo de interpretación... bah... esto es un lío pero lo haré igualmente
  • Felipe el del clarinete
    Gracias. Creo que esta noche aprovecharé para sacar a colación el tema de las desgracias ajenas... je je je. Pondré en práctica lo que has dicho... con quién?? Bueno, creo que eso no será difícil de encontrar... A ver qué pasa. Comentaré mi pequeño experimento... quizás salga un artículo de eso... sí, eso haré, me llevaré una libreta y un boli a cualquier bar, pararé a cualquier persona y zas... la pregunta del millón... bueno, no sé bien bien cómo abordar el tema. Alguna sugerencia?
  • Felipe el del clarinete
    Estoy con la boca abierta. Este artículo amigos míos contiene más verdades por centímetro cuadrado de las que jamás he conseguido ver "ahí fuera".
    Felicidades, de nuevo, por un trabajo excelente y no me resta más que apoyaros. Estoy de acuerdo en cada línea, cada palabra que escribis se clava en el corazón y duele porque ES VERDAD. No hay auto-engaños, ni verdades disfrazadas de nada... esto es así.
    Lo único que no he entendido es, ¿en qué medida las guerras y desgracias en otros países pueden llenar al ser humano de superioridad? ¿Cómo? Lo único que siempre oigo es "al final tenemos suerte de vivir donde vivimos" eso es lo único pero no veo atisbos de superioridad, solo conformismo. A pesar de que nos están constantemente atacando, los gobierno, las empresas, son ataques silenciosos que no se perciben como tal.
    Pero magnífico artículo. Es necesidad imperativa de que TODO EL MUNDO LO LEA!
    Evasión... que jodienda!
  • MR AR
    Hola compañero. Acerca del tema de la superioridad, lo denunciamos pq es verdad y existe. Cuando tengas oportunidad, fijate bien en los comentarios de la gente en estos temas. Sólo es una de las acepciones, el conformismo existe también como otra acepción o reacción en estos casos, pero el de superioridad también. También nos podemos fijar en por qué los sucesos trágicos tienen tanta audiencia y los sacan constantemente en programas tipo Ana Rosa o Espejo público, por nombrar sólo 2, que si no me vienen arcadas. ¿por qué son máxima audiencia y los utilizan tanto? Por muchas razones. Nosotros hemos querido nombrar las que nos dan más asco. Gracias a ti.

    Sobre el contenido de los artículos, yo creo que muchas personas que no viven ciegas ni manipuladas saben que, en el fondo, las cosas están así. Esta web sólo intenta reflejarlas tal cual, pues es el único medio de grande alcance conocido que no depende de nadie, y por lo tanto tiene libertad de expresión total. Si nos la hemos ganando no pidiendo ayudas a nadie, era porque queríamos, precisamente, poder hablar así. Es necesario, casi una obligación moral.
  • Trajano
    Nunca debemos conformamos, jamás rechazar las utopías, en ningún caso dejar de seguir luchando. Pero cada vez somos menos, ¿no te parece? Desde aquí intentamos reflejarlo, a ver si hay más consciencia.
  • JJG
    Totalmente de acuerdo. Woodstock, bajo mi punto de vista, es sólo el homenaje de despedida final de un sueño, elaborado durante una década. Es sólo un eslabón más en la cadena histórica. Quizás como emblema de revolución social es más importante el "Mayo del 68 Francés". ¿Repetirlo? Una falacia, nada es repetible, cualquier hecho histórico lo conforman una serie de circunstancias que lo rodean, algunas de ellas mínimas y casi imperceptibles pero que formaron parte de él. "El efecto mariposa". ¿Debemos conformarnos? Rechazar las utopías, bajo la afirmación de que son sólo eso utopías, insensibilizarnos ante el mal ajeno, son las armas que usan las nuevas olas para justificar el individualismo, y que se permite aceptarlo como normal o negar lo evidente.Gracias.

Escribir comentario

  • woodstock
  • woodstock festival
  • festival woodstock
  • festival woodstock cambiar el mundo
Publicidad
Publicidad

'Bienvenidos a Dietland', libro en el que se basa la serie de AMC, nuestra RECOMENDACIÓN ESPECIAL del mes de julio.

¡¡Lee nuestra AMPLIA RESEÑA y los por qués de nuestra recomendación CLICKANDO EN ESTE ENLACE!!

Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios