Publicidad
Miércoles, 17 Octubre 2018 11:47

CEC entrevista a DOLOROSA con motivo de su nuevo trabajo 'Un gran presentimiento'.

Escrito por  Publicado en Entrevistas CEC Música

Una entrevista de Enrique Menéndez para CEC Música

Nuevo trabajo de Dolorosa, titulado “Un gran presentimiento”. Excusa perfecta para hablar con Raúl, uno de sus miembros y disfrutar de sus reflexiones sobre la música, sobre lo que ellos opinan de la sociedad actual y sobre lo que ciertos programas afectan a su profesión. La de ser músicos. Profesión que nos permite disfrutar de trabajos tan redondos como este que acaban de sacar.

CEC: En una primera escucha de vuestros dos trabajos y el EP que sacasteis, lo primero que me viene a la cabeza es que me recuerda mucho, un poco por el tema de la voz , un poco por el estilo,  por ejemplo a Amaral. ¿¿Eso es un halago para vosotros? ¿o por otro lado pensáis “ok está bien que les suene nuestra música a alguien conocido, pero la idea final es que con el tiempo la gente comente ostia me suena a Dolorosa?”

RAUL: Hombre, pues esa es nuestra pretensión claro. Todo el mundo quiere parecerse asimismo y tener su propio sonido, discurso y sello. Nosotros tenemos un discurso muy claro y una identidad. Es un halago, obviamente  prefiero que me compares con Amaral a que nos compares con otros que no tenemos nada en común. Lo que podemos tener en común con ellos es que sabemos que han salido de abajo y que son mucho más la música que la industria y eso nos pone en común a los dos. Pero por lo que peleamos y por lo que luchamos es porque la gente obviamente nos reconozca, escuche una canción de Dolorosa y sepa que es nuestra.

CEC: De vuestro anterior trabajo “Que el mañana sea bueno” escuchando “Canción protesta” se nota que es una canción que se alimenta mucho de las proclamas y del descontento de la gente. Todo esto en más o menos tres minutos. Ahora en este 2018, ¿si volvierais a hacer un similar podría durar tranquilamente diez minutos tal y como está el panorama?

RAUL: Si, si, o más. Puede durar lo que quieras que dure. Ya sabemos cómo está el patio. Aunque parezca que está la cosa más tranquila, a mi parecer está casi peor que nunca. Y hay que protestar y salir a la calle. Hay que pelear y hay que decir que nos dejen ya en paz y que no nos tomen por tontos. Porque hay un desastre, esto es un  incendio y no hay nadie que lo esté apagando. Y somos nosotros los que tenemos que intentar parar esto y echar a los que lo han provocado, que son todos y cada uno de los que van con traje y corbata.

CEC: Sobre el título de vuestros discos.  El primero era “Que el mañana sea bueno “ y este último “Un gran presentimiento”.  En los dos noto un cierto aire de esperanza. Quiero decir a mi “Que el mañana sea bueno” me habla un poco de inseguridad y “Un gran presentimiento” de optimismo. ¿Un poco reflejan el estado vuestro como grupo en el momento que los creáis?

RAUL: Si bueno, al final son reflexiones o deseos futuros. En el primer disco quizás estábamos un poco más pendientes de lo que pasaba alrededor nuestro. De cómo se sentían los demás y no como nos sentíamos nosotros. Quizás eso también puede ser un poco el cambio. Ahora en este disco creo que somos más reflexivos y hemos mirado más dentro de nosotros. Hemos tenido cambios vitales importantes, tantos buenos como malos. Ha habido amores, desamores, cambios de trabajo, paternidades y demás.  Aparte del grupo nosotros tenemos una vida en común. Todos los miembros de la banda somos amigos íntimos y tenemos esto en común como otras cosas. Nos vemos todos los días ensayemos o no ensayemos y creo que nos hemos ayudado. Sabemos que cada uno del grupo es un apoyo para otro miembro del grupo. Y hemos intentado que el que lo estaba pasando mal en ese momento supiera que no estaba solo y el que lo estaba pasando bien en un buen momento lo hemos celebrado todos juntos. Y ha sido algo importante que hemos sentido todos. “El gran presentimiento” creo que básicamente es  el deseo y las ganas de que cada uno de nosotros sea feliz en el futuro. Y nuestro presentimiento es que vamos a ser felices siempre que estemos juntos y haciendo lo que nos gusta.

CEC: Sobre “Un gran presentimiento” si lo comparo con “Que el mañana sea bueno” yo lo veo más enérgico y rápido. Incluso te diría que para sacarle más provecho en lo que sería un concierto. ¿Esto ha sido una evolución consciente? ¿O es algo que habéis visto luego?

RAUL: No es algo buscado seriamente ni premeditado, ha sido algo natural. Creo que los proyectos se consolidan con el paso del tiempo. Este un proyecto joven y llevamos poco tiempo, aunque vengamos todos de estar más de la mitad de nuestra vida metidos en la música. Está claro que tiene que haber una evolución y eso si se ha buscado. Nosotros siempre estamos en continua búsqueda. Somos músicos,  compositores, instrumentistas y estamos en continua búsqueda de herramientas como músico. Y nos molestamos mucho en ser cada vez mejores en cualquiera de esas doctrinas. Obviamente tiene que haber un salto de calidad, del primer trabajo al segundo. Ha entrado un miembro nuevo en la banda que es Carlos que se encarga de los teclados. Y bueno, ya sabes que hay una persona encargándose de eso. Por lo tanto tienes una herramienta más con la que antes no contábamos.  

CEC: Hace un momento estábamos hablando de la evolución. Yo he visto que sois un grupo con letras trabajadas y musicalmente bastante diversidad. No os limitáis por decirte algo a batería y guitarra. Yo tengo una curiosidad que siempre me planteo sobre estos temas. A la hora de componer, en el proceso de creación ¿Qué gana más peso la letra o la música?

RAUL: Yo hago las canciones y creo que cada compositor tiene su proceso. Hay quien hace primero una cosa  y luego otra. Yo desde hace mucho años siempre me resulta más sencillo hacer música y letra a la vez. Pocas veces he tenido una música y más tarde le he puesto una letra. Eso me ha parecido siempre muy difícil y al revés también. Siempre lo llevo  todo a la vez porque le quiero dar la misma importancia a las dos cosas. Si hay algo que quiero decir, quiero que surja la música en ese momento y que la letra me pida esa música o al revés. No quiero dar nada por hecho y luego que sea una especie de empaste ahí forzado.  

CEC: El nuevo disco se presenta con el tema “Pasar la tarde”. La letra habla de reivindicar, de un gran movimiento intelectual. Esto por un lado genera la sensación de que criticáis la pasividad de la gente, como que hace falta moverse. Pero también da la sensación por otro lado  que hay gente que se lo puede tomar como una ironía a la necesidad o al movimiento de “voy a reivindicar algo porque es lo que toca.” ¿Entendéis que se puedan crear esas dos variantes del mismo tema?

RAUL: Bueno, si lo puedo entender. Pero nuestra pretensión no es que hay que reivindicar porque esté de moda ni mucho menos. Nosotros creemos que venimos, formamos parte de una generación que no debería tomarse eso a broma. Y que las modas y todas esas cosas están un poco fuera. Creemos que quizás  somos la generación que más tiene que protestar y hacer ruido.

CEC: Pero ¿te da la sensación que lo hacemos?

RAUL: No, no, no…

CEC:  ¿O lo hacemos desde el sofá y punto?

RAUL: Lo hacemos desde el sofá, desde el Facebook y todas estas cosas. Pero no nos rasgamos las vestiduras en la calle, que es lo que tenemos que hacer. Al final de lo que habla la canción es de ir a una ciudad y formar la rebelión. Y que tengamos la sensación de que no estamos solos. También creo que esta sociedad de hoy en día, nosha hecho vivir delante de una pantalla de tv, de móvil, de ordenador y parece que todo pasa ahí. Parece que todo se hace desde la clandestinidad y siempre escudados en un objeto tecnológico. Estamos perdiendo militantes con eso. Es más importante gritar en la calle que escribir algo en Facebook. Hay mucha pasividad, creemos que nuestra generación puede ganar la batalla y no lo está haciendo.

CEC: Como grupo musical que os curráis vuestra carrera ¿Os molesta un poco la desigualdad de visibilidad/oportunidades que pueda generar un programa tipo OT?

RAUL: Nosotros no le prestamos demasiada atención a eso. Sabemos que está ahí, que existe y  lo que pasa es que el mal mensaje que da eso afecta más al futuro que al presente. Porque solo hace que quitarle valía a la profesión y se vende fama, no se vende cultura ni se vende música. Se vende fama rápida y convierten a la gente en productos. Obviamente lo que importa es llevar un peinado y ser de una manera u otra. Y no se dice en ningún momento que para ser músico hay que trabajar muy duro.  Que la fama es una cosa y que la profesión es otra. Lo que me molesta, me da igual que se llame OT o como sea, es la intrusión profesional, como habría en cualquier trabajo. Por ejemplo un periodista que se lo haya trabajado todos los días y se molesta cada día, pues porque otra persona haga un blog, eso no es ser periodista. Es como los músicos. Que tu hagas una canción no te dice que seas compositor, que toques una  guitarra no te está diciendo que seas guitarrista.

CEC: O sea lo que te define es la carrera. No el hecho de que te pongas un día a hacer eso.

RAUL: La carrera, el respeto que le tienes a la profesión y tu involucración con todo el proceso,. Y darle valía a lo que tiene valía. En esta profesión el dinero es lo que tiene menos valía y eso es lo que se vende en estos programas. Ganar más dinero y  ser más famoso. Aquí lo que se busca no es fama ni pasta, se busca dignidad profesional.

CEC: Antes te comentaba el tema de los títulos de los discos y que personalmente los asociaba un poco a vuestro estado de ánimo, en el periodo de creación del disco, el paso previo a la publicación. Imagínate, año 2020 y “Dolorosa” saca un nuevo trabajo. ¿Qué título te gustaría que llevara?

RAUL: No sé, seguro que uno optimista y feliz. Porque hacemos esto para estar mejor,  ser felices y desarrollarnos como personas y músicos. Nos gustaría transmitir este mensaje, que al final es lo que hace que se mueva la movida. Estamos muy cansados de la gravedad y el peso que le dan a la música ciertos cantantes trasnochados, con las gafas de sol, el rollo y toda esa historia. Queremos que esto sea más  cercano y luminoso, Que no somos tan importantes los músicos, que somos igual que un carpintero que hace sillas. Y que al igual que cualquier persona lo que queremos es ir a trabajar con una sonrisa y estar siempre contentos. Seguramente si hacemos algún nuevo trabajo, que lo haremos, será un título optimista y feliz porque seguro que así estaremos.


Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios