Publicidad
Martes, 21 Mayo 2019 16:05

CEC entrevista en EXCLUSIVA a Matt Kivel: "Amo colaborar con otros músicos que respeto"

Escrito por  Publicado en Entrevistas CEC Música

Una entrevista de Enrique Menéndez para Culturaencadena.com


“Fires on the Plain” es un trabajo gigante. 26 temas, aunque 7 de ellos sean casi una “pausa”. Y ahora nos encontramos con un “Last Night in America" con menos temas, pero sin esas pausas. Y es curioso porque, incluso sin esas pausas, “Last Night in America” es un albúm más relajado: casi diría que abraza el “chill out”.

¿Esta tranquilidad y calma ¿es algo buscado de manera muy consciente? ¿Es una de las razones por las cuáles has tardado tres años en sacarlo al mercado?

Sí, quería que el álbum fuera tranquilo. Esa siempre fue mi meta. Había estado leyendo varios libros de thich nhat hanh que me ayudaron con una etapa de mucha ansiedad y miedo. Quería hacer música que se sintiera como un respiro largo y profundo… que ayudara a centrase de alguna forma. Los tres años de espera no tuvieron nada que ver con eso… Eso fue porque me tarde en la mezcla, y cuando las disqueras entraron en el juego tuvimos que esperar a mayo para que pudiera caber en la agenda. Así que tuve que ser paciente. Yo quería sacarlo antes.

No noto en tus trabajos una búsqueda de lo comercial, a pesar de que eso aumenta el riesgo de incluso no llegar a ganarte la vida con la música. ¿En algún momento te planteas, dentro del cambio de registro que hemos podido ver entre tus dos últimos trabajos, en un futuro buscar un ritmo más comercial, más fácil de asimilar para el oyente?

Definitivamente no. No hago dinero siendo músico… Escribo discursos… la música es una especie de reflexión sobre lo que quiero hacer y lo que quiero expresar. No tengo problema con que algo sea comercial , pero no voy a alterar mi música de forma consciente para ser popular. Honestamente, no tengo idea de cómo hacer tal cosa y creo que terminaría con un disco que suena mal aparte de que sería impopular.

Eres responsable al 100% de tus trabajos, eso conlleva una libertad creativa total. Pero eso también implica más presión... ¿En algún momento de tu carrera, te has planteado pedir que te echen un cable?

Amo colaborar. Es algo muy especial para mí, el trabajar con otros músicos que amo y respeto. Así que en varias ocasiones he pedido asistencia y la he recibido. Alasdair Roberts- uno de mis canta-autores favoritos- produjo mi álbum Janus. Estuvo muy metido en la producción de ese disco… haciendo arreglos, acomodando sesiones, escogiendo a los músicos. Amé esa experiencia, porque pude tocar nada más. Sólo tocar mis canciones. Mi primer disco fue una colaboración con mi amigo Mark Nieto, mi segundo fue una colaboración con mi amigo Paul Oldham, y Fires on the Plain tuvo a muchas personas involucradas, ayudando… Chris Votek, Chris Kallmyer, Pat McDermott, Gilles O’Kane, Andrew Lessman, Mike Lockwood, Jesse Kivel, Sophia Knapp, Robin Pecknold, Emily Hunt Kivel, Will Oldham … y muchos más que me dayudaron. Fue un gran grupo de esfuerzo.  

Acabo de comentarte lo de la libertad creativa. Gracias a eso puedes hacer un tema como “Messiah” de 10 minutos de duración. Siempre he pensado que todos los músicos, tienen en algún momento, ese tema épico. ¿Tu cúota de épica musical queda cubierta con la elaboración de “Messiah”? ¿Había un cierto miedo a que el oyente pudiera acabar pensando “le sobran tranquilamente 2-3 minutos al tema”?

No me preocupaba que las personas dejaran de prestar atención. Mi tren de pensamiento era… si han escuchado los 80 minutos que lleva el álbum, ellos escucharían esta canción también. También, es una canción con cualidades hipnóticas y de ensueño… y la duración, la forma en la que se alarga es parte de lo que la hace accesible. ¡Creo que es una canción que invita!

Supongo que estás un poco al corriente de lo que se mueve a nivel de gustos musicales y ventas en Europa. Si se supone que la música es un lenguaje universal. Entonces, ¿cómo explicarías, que ciertos géneros sean casi desconocidos en un continente y en el otro sean como una religión? Te lo pongo fácil, el country por ejemplo.

Creo que la música es un lenguaje universal, pero somos personas centradas en la tribu. Nos gusta que la música suene como “¡nosotros!” Nos gusta apropiarnos de ciertos sonidos y estilos porque nos dan un sentido de identidad. Estoy seguro de que hay muchos hípsters europeos fanáticos de la música que aman el country, pero no es realmente su música. Es un sonido exótico. Creo que existen sonidos mainstream en el rock, hip hop y pop que le habla a todos… pero la música que se siente más atada a un tipo de cultura como el folk, flamenco, country, etc. Es más difícil que para que todos se emocionen, porque está diseñada para representa cierto tipo de personas… no todas las personas.

Hablamos de diferencias en los gustos musicales entre continentes. ¿Está Europa preparada para abrazar sin reparos productos como “Last Night in America”?

Hombre, eso sería grandioso. ¡Eso espero!

Los títulos de los discos, como de los libros, no son algo que se pongan al azar. ¿Por qué “Last Night in America”? ¿Hay algo de crítica/decepción hacía Estados Unidos, que te hace decirle, aunque sea de forma metafórica, adiós?

Hay muchas formas de ver el título. Me gusta que se puede leer como, “esto fue lo que sucedió anoche en América”. O que lo puedes ver como alguien despidiéndose, en su última noche en América. Existen otros lugares a donde lo puedes llevar. Me gustan los títulos con efectos caleidoscópicos, lo pones de una forma, y lo cambias, lo volteas, y cambia de nuevo.

Musicalmente, me recuerdas a gente como James Blake. Aunque en él veo un mayor acercamiento a lo mainstream, al tema colaboraciones, por ejemplo con gente como Rosalía. Entiendo que más allá de su calidad como músico/productor, hay que pensar en cómo puede haberle ayudado el éxito de temas como “Retrograde”. ¿Sueña Matt Kivel con crear un tema, dentro de su estilo, que le de una mayor visibilidad y le permita entrar en el centro de la industria musical?

No lo hago. Realmente no sé si pueda ser tan exitoso. Ni siquiera sé cómo sería eso. Por ejemplo, si alguien como James Blake llegará y me dijera, “Matt, me gusta cierta canción tuya, permíteme enseñarte cómo hacer un hit de ella”, estaría interesado y escucharía lo que James tiene que decir sobre cómo hacer eso. Pero hacerlo por mí mismo, no me siento muy confiado en que pueda hacer algo que le hable a lo mainstream. Me siento muy desconectado de ello. No lo estudio ni lo entiendo bien.


Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios