Publicidad
Lunes, 25 Enero 2021 08:10

CEC entrevista en EXCLUSIVA a SIGMUND WILDER, con motivo de su nuevo trabajo "DESORDEN"

Escrito por  Publicado en Entrevistas CEC Música

Una entrevista de Enrique Menéndez (CEC Cine / CEC Música)


“Desorden” es el nuevo trabajo de Sigmund Wilder. Excusa perfecta para volver a entrevistar a David Martínez. El artista/amigo que nunca se deja nada en el tintero.

CEC:  Cuatro años desde el debut que fué “The Art of Self Boycott”. Más o menos un año medio después, sacaste el EP “The Day that David Bowie Died”  Y ahora sacas “Desorden”, gestionado/preparado mediante plataforma Verkami. Este tipo de mecenazgo ¿cómo nace la idea?  ¿Lo ves una manera de involucrar más a los fans en lo proceso de lo que es “parir un disco”?

DM: La campaña de crowfunding, tiene muchas vertientes. A nivel de marketing, es una herramienta brutal. Y no hablo únicamente desde el punto de vista comercial. Me refiero a como refuerzas la relación entre el artista y todos sus seguidores. Por un lado te permite ofrecer cosas  a la gente que apoya el proyecto. Estás haciendo mucho más participe a tu seguidor en todo lo que es el proceso. Y eso ayuda mucho de cara a hacer camino, al paso que viene, al siguiente y al de más allá.

CEC: ¿Cómo surge la idea de dar la opción al fan, cuando se apunta al mecenazgo, de poner el nombre en el título? 

DM: Surge en medio del proceso en el que estoy ideando que es lo que ofrezco a los seguidores del proyecto, para que puedan participar en la campaña de crowfunding. Dándole vueltas a cómo puedo hacer que la persona que participa, que decide implicarse en el proyecto, reciba algo que realmente sea muy especial. Se daba la circunstancia de que tenía ya diseñada la portada del disco. La que has visto en redes, todo en fondo blanco con  dos tiras tipografía estilo DYMO. En la que únicamente ponía “Sigmund Wilder” y “Desorden”. Se me ocurrió jugar con ese diseño, para añadir esos tres elementos, que de alguna forma hacían que ese sea tu disco. Pero sobretodo, el afán estaba en hacer algo que recompense tu implicación en el proyecto. Ibas a recibir un disco que lleva tu nombre en la portada, no solo en la portada, sino que está integrado en el título del disco.

CEC: Lo primero que me llama la atención de “Desorden” es que las letras son íntegramente en castellano,  abandonando totalmente el inglés. ¿Esto obedece a una necesidad de hacer más accesible a tus fans, lo que quieres contar? Me refiero a que no todo el mundo sabe/domina ingles. ¿O es más una cuestión de que el Sigmun Wilder de hoy, musicalmente abandona al que en el 2018 recordaba a los fans que estaba ahí con el EP de David Bowie?

DM: En el salto al castellano, se juntan diferentes factores. Por un lado, confieso con toda la humildad, que pasaban los años y me daba rabia, ver que los mensajes de las canciones no transcendían.De hecho, le encontré la explicación. Como usuario, te puedes saber la letra entera de arriba abajo, cantarla hasta con las comas y no saber de qué habla la canción. Simplemente porque la conexión que necesitas hacer con las palabras, no se da con la naturalidad que se da en tu lengua materna. Por otro lado soy muy de retos. En la fase anterior, el inglés daba la posibilidad de hacer un tipo de letras, en la que los mensajes quedaban  camuflados en un idioma que suena muy cool.  Ahora, el escribir en castellano, te obliga a dejarte miles de neuronas en el proceso. El factor juicio es mucho mayor. Estás mucho más expuesto, la historia que estas contando es mucho mas desnuda, clara, más obvia. Y eso requiere un gran ejercicio por parte del autor. Es decir, hasta que punto quieres que sepa, que no se sepa... Juegas con que hay de real o metafórico en la canción. Al mismo  tiempo he descubierto el gran reto y placer que supone jugar con el castellano y con la riqueza de su vocabulario.

 CEC: Musicalmente “Desorden” me parece menos oscuro que “The Art of Self Boycott”. Incluso si coges físicamente el formato de los cds el cambio es brutal. Aquí hay mucha más luz, mucha más vida, te hablo de “Desorden”. Mientras que “The Art of Self Boycott” es  más oscuro, sobrio y formal. Incluso en “Desorden” os atrevéis con lo épico. Hay un tema, “Ángeles” que tiene un tramo final de un minuto más o menos, donde la voz desaparece y dejáis que la música se luzca, ¿Entiendo que cuando hicisteis “Ángeles”, pensasteis que era un tema creado para ser un punto importante en los conciertos? 

DM: Me parece interesante el análisis que haces de la claridad y la oscuridad en ambos trabajos. Cuando haces  un disco tienes que plantear como un global. El diseño, la parte más visual, de alguna forma tiene que complementar lo que hay cuando le das al play.  En  “The Art of self boycott” la parte grafica te daba muchas pistas de lo que era  en si el proyecto. En “Desorden” pasa un poco lo mismo. Sólo tienes que coger el pack que recibes y ver que respira blanco por todos lados. El  hecho de jugar en la portada simplemente con dos tiras de texto tipografía DYMO, parecía un punto contradictorio muy interesante. El hecho de hacer la portada con más orden que te puedas imaginar, para titular un disco “Desorden”. Cuando utilizábamos el DYMO en la carpeta “matemáticas”, ponías “matemáticas. Etiquetar este disco en la portada con “Desorden”, incluye desorden. Pero al mismo tiempo el DYMO era un símbolo de voluntad de ordenar…  “Desorden” tiene muchísima más luz, vida, pero eso al mismo tiempo, va muy en acorde con el momento personal que pasas cuando creas las canciones, cuando las produces y cuando las mezclas. Personalmente todo el proceso creativo de “Desorden” me ha pillado en un momento personal de mucha luz.  Sobre el  momento épico que mencionas en el tramo final de  “Ángeles”, es una canción que no deja de ser un homenaje a todas esas personas que han pasado por tu vida y te han aportado luz. Era inevitable durante la grabación, escuchar ese final de “Ángeles” y mirarnos entre nosotros y decirnos “Dios esto en directo puede ser la ostia”. 

CEC: El otro día, leía un post tuyo en Facebook, en el que hablabas a los compradores de “Desorden” de lo que iban a encontrar dentro. Mirando un poco el listado eran cosas que en mayor o menor medida todos hemos vivido. Partiendo de la base que en cualquier expresión artística, el artista deja algo de el de manera consciente o inconsciente. ¿Qué % de David Martínez encontramos en Sigmund Wilder?

DM: Yo te diría que el 100%. En el fondo todos estamos contando cosas nuestras, aunque intentes camuflarlo, para no herir sensibilidades. En el momento en que publicamos, en que le das la escucha al disco, un poco la primera escucha que le das al disco con los ojos medios cerrados en plan “hay madre que hemos hecho”. Me sorprende mucho, siempre cuando al hacer esa escucha pre lanzamiento, darme cuenta que todo lo que cuenta, son historias de mi vida. Me cuesta mucho pensar que se puedan plantear las cosas de otra forma. Claro que se puede escribir de una forma ficticia, pero personalmente no me surge. Por ejemplo con “Ángeles”, acababa de morir un familiar de una amiga. Y me vino a la cabeza la idea de escribir algo en homenaje a las personas que han pasado por tu vida y han dejado huella. Hay un punto de inspiración en algo que le ha pasado a otro. Pero al final todo son cosas que hablan de ti. 

CEC: Yo recuerdo un concierto tuyo, en el festival de Pedralbes donde los temas de Sigmund Wilder sonaban más desnudos. No te digo que sea un acústico, pero era algo totalmente diferente a lo que se podía haber escuchado por ejemplo  en la Apolo 2. Musicalmente siempre has mostrado inquietud. Con “Desorden” ¿has encontrado el punto musical creativo que buscabas desde el inicio de Sigmund Wilder? ¿O vas a intentar descubrir nuevas cosas?

DM: Te diría rotundamente SI a que con “Desorden” he encontrado el punto al que quería llegar cuando me pasó por la cabeza montar un proyecto musical. Por otro lado, creo que es super sano para cualquier artista, grupo, en este caso hablamos de música, experimentar cosas.  Pienso desde hace mucho tiempo, que me gustaría hacer un disco con un formato similar al que viste en Pedralbes. Trabajar con cuarteto de cuerda, con contrabajo, piano clásico,  

CEC: A pesar de lo que te comentaba antes, de que es un trabajo menos oscuro, con más luz, no veo un interés en llenar listas de éxitos. No son temas hechos para sonar en radio fórmula. En algún momento ¿te preocupa que si los números no cuadran, con el paso del tiempo te entregues  un poco más a lo  comercial?.  ¿O te vas a mantener fiel y que dure lo que tenga que durar?

DM: En ningún momento entiendo este proyecto como algo con lo que ganar dinero. Sigmund Wilder es por encima de todo, una oportunidad de crear, de forma honesta, es decir con el objetivo de disfrutarlo. Yo disfruto mucho de todo el proceso, desde que le doy al botón de poner en marcha el software de estudio de grabación, hasta que le doy al botón de publicar. Creo que hacer concesiones en lo comercial, con la finalidad de vender más discos, forma parte de otro tipo de proyecto. Al final hay una cosa que siempre persigo, en todo lo que hago. Es que lo que lo que se va a escuchar cuando le des al play, sea algo que  como usuario me encantaría  escuchar. Lo que persigo en cada cosa que hacemos con Sigmund Wilder, es hacer algo que a mí me motivaría ir a la tienda y comprar el disco. O comprarme una entrada para ir a ver un bolo. Nuestra música creo que muy honesta, hecha para gente que valora este tipo de propuestas. Si lo enfoco desde el punto de vista comercial, estoy seguro que si le diera concesiones comerciales a las canciones, lo primero que sucedería, seria perder a todo el mundo que hemos ganado en cuatro años.  

CEC: Es evidente que el 2020 y principios del 2021 a nivel cultural y de actuaciones en directo, ha sido una bofetada en toda la cara. Pero  por verle el lado positivo al tema. ¿Piensas que  ha sido  una suerte  que el proceso de “Desorden”, haya salido justo en esta época? Cuando no había que pensar en girar por salas y poder dedicar el 100% del tiempo a la creación de “Desorden”?

DM: Sin duda. Por crudo que suene, a nivel creativo, este parón nos ha permitido centrarnos y focalizarnos al 200% en la producción de “Desorden”. Obviamente todos quisiéramos que esto no hubiera pasado, pero una vez esto ha sido una realidad, nos hemos visto obligados a darle la vuelta a la tortilla y sacarle toda la parte positiva que podía tener. Hay un montón de cosas, factores que han acabado formando parte del producto final, que no hubieran sido así en un año normal. No sé si a nivel de producción artística, no sé si en los temas hubiera habido algún cambio, pero el parón del 2020, nos ha permitido dedicar al proyecto el triple de horas que le hubiéramos dedicado en condiciones normales. 

CEC: De acuerdo David, ahora toca disfrutar de “Desorden”, de las reacciones de los fans. Pero cuál es el futuro que se le presenta a Sigmund Wilder? ¿Tenéis algún plan de ruta, habrá que aguantar un poco más, antes de empezar a pensar en rodar por salas?

DM: Ahora toca centrarse en el lanzamiento, la promo, en consolidar el lanzamiento de “Desorden”. A partir de ahí, para nosotros en base en cuanto al calendario lo permita, los pasos naturales son  presentar en Barcelona y Madrid. Y a partir de ahí, meternos en todos los ciclos, festivales que podamos. Al final, creo que ahora mismo nadie puede hacer planes. Estábamos todos esperando el 2021 como si el 1 a las diez de la mañana todo fuera como en Enero del año pasado. Y realmente no es así. 

CEC: Hablemos del ensayo del Apolo, que fue un éxito. En ese momento, cuando veis los resultados, como músico, ¿cómo lo enfocáis? 

DM: Obviamente lo primero que pensé es que hay que ponerle fecha. Pero toca ser prudentes, ver un poco la evolución del proceso de vacunación. Que se vaya reduciendo un poco lo que es la presión social sobre este mal endémico que parece ser la cultura. Y a partir de ahí ponerle fecha tanto a Barcelona como a Madrid. Será una batalla campal, porque está todo el mundo con los deberes por hacer. Pero allí vamos a estar  Y a lo mejor nos tenemos que plantear las bandas montar conciertos dobles, porque pillar calendario no va a ser fácil. Pero allí vamos a estar, en cuando los promotores puedan empezar a plantear cosas, al menos a lo que es abrir una  agenda. Aunque no sea inmediato, aunque sea  a partir de septiembre, si podemos empezar a hacer bolos, pues vamos a programarlos. Y si en verano tenemos ocasión de meternos en algunos de los ciclos de conciertos de verano que hay en la ciudad, pues ahí estaremos. 

CEC: David, ¿has notado en estos tiempos difíciles el calor de los fans?

DM; Te diría que más que nunca. Y no solo el apoyo de todas las personas que han estado ahí desde el primer día o que se han ido juntando al  proyecto a medida que ha ido avanzando. Durante la campaña, los meses que estuvimos muy activos a nivel de redes sociales, de comunicación en general, pudimos percibir el hambre que hay en general de propuestas. Por ponerte un ejemplo, un dato básico, durante la campaña solo durante ese mes, sin tener lanzamiento ni singles en el mercado, ganamos entre 300-400 seguidores. 

CEC: Pero no crees un poco, que también son los frutos que recoges. Siempre os habéis caracterizado, como banda, con ser muy agradecidos con los fans. Habéis organizado conciertos, donde el beneficio económico no se veía muy interesante, pero lo hacíais por los fans. Que no se os olvide que también habéis dado mucho a los fans y no teníais ninguna necesidad de hacerlo.

DM:. Nosotros valoramos muchísimo el vivir las cosas. El hacer que sucedan ¿no? Muy por encima de lo que suponga vender más o menos entradas. Lo importante es la experiencia, tanto para nosotros como para la persona que viene a vernos. Es algo que surge de forma natural. Como cuando montamos un bolo en Luz de Gas, para invitar a todas las personas que nos han seguido durante este tiempo y que querían venir a despedir esa etapa con nosotros. Era una forma de agradecer, porque al final el proyecto o artista que olvida eso se cierra muchas puertas de forma automática. Como artista tienes la obligación de hacer sentir al público querido y cuidado. Es obvio lo que comentas, de que es algo que a larga o a media, obviamente te reporta, pero esto es así, como en las relaciones personales. 

C: Tampoco veo en Sigmund Wilder el ego ese de artista que parece que hay que tener. 

DM: No hay que tener, que parece que hay que tener... Lo que más detesto de un artista es la soberbia, me parece de mala educación, de poco respeto y poco valorable. No sé, ambos hemos tenido ocasión de conocer artistas, de conocer a gente a la que admiras. Y al final no hay nada más bonito que encontrar en la persona que hay detrás del artista/músico que admiras, una persona bonita, una persona bella. Alguien que como tú dices, mima a las personas. Yo soy así  y creo que la vida al final, te acaba cuidando mucho más cuando tú la cuidas a ella

CEC: David, una cosa, el otro día en Twitter, Mike Erentxun utilizó tu tema “Sin ti es invierno” para poner un tweet. Aparte de la admiración que puedas tener por su carrera musical, para ti ¿ qué significó eso? Debías de flipar.

DM: Es para flipar, Mikel Erentxun es un tío al que he admirado desde los tiempos de mi adolescencia.  Tengo todos sus discos, lo he visto en directo un montón de veces, En el  momento que veo ese tweet,  lo primero que me vino a la mente fue “que fuerte después de tantos años ver que el cuelga un tema mío”. Un poco en relación a lo que te decía antes, cuando monté Sigmund Wilder, el objetivo era vivir cosas. Y esta concretamente no me esperaba vivirla. Fue tremendo.

Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad

¡CEC, SIEMPRE con la CULTURA!

¿Tienes un grupo musical? ¿Escribes poesía y no tienes donde publicarla?

¿Vas a estrenar una obra de teatro? ¿Has rodado un corto? ¿Has publicado un libro?

¿Tienes una película entre manos? ¿Estás organizando un casting y quieres tener el máximo de aspirantes?

¡Cualquier proyecto o trabajo creativo es bienvenido!

Si conoces bien nuestro portal y tienes un proyecto cultural afín, www.culturaencadena.com te presta un espacio EN PORTADA.

¡Envíanos un e-mail a la dirección de correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

CEC, SIEMPRE con la CULTURA.

CEC, siempre con SERVICIOS para sus SEGUIDORES.

¿Eres un fiel seguidor de www.culturaencadena.com y te gustaría colaborar de manera ocasional o regular?

¡Envíanos un e-mail a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  y explícanos cómo te gustaría formar parte de nuestro portal!

¡Y si tienes una IDEA original, te ponemos una sección! ¡Somos fans de las IDEAS que se diferencien de un más-de-lo-mismo-de-siempre!

CEC, SIEMPRE con la CULTURA.

CEC, SIEMPRE con sus SEGUIDORES y COLABORADORES.

Últimos comentarios