Miércoles, 03 Noviembre 2021 07:02

CEC entrevista en Exclusiva a TREMENDA JAURÍA: "La cultura no es algo neutro, y tienes que saber de qué lado estás"

Escrito por  Publicado en Entrevistas CEC Música

La banda lanza "Cayena", adelanto de su nuevo trabajo


“Tremenda Jauría” acaba de sacar al mercado “Cayena”, adelanto de su nuevo trabajo. De este lanzamiento, de cómo ha sido ser músico durante la pandemia y de lo que inspira a la banda, hemos hablado con la voz y guitarra, Julia.

CEC: En primer lugar, felicidades por “Cayena” un tema muy rico musicalmente.  Sintetizadores, guitarras, ritmos, coros y potencia, mucha potencia. Es evidente que lo del minimalismo a nivel musical no va con vosotros. ¿Esta macedonia/mezcla musical es algo marca de la casa? ¿Algo a lo que no vais a renunciar?

TJ: “Tremenda Jauría”, es un proyecto musical, una banda difícil de etiquetar o encajar en un único lugar. “Cayena” viene un poco a poner énfasis en lo mismo. Tenemos un montón de influencias diferentes y escuchamos mogollón de música. Eso se refleja un poco en nuestro trabajo de producción y  composición. Ojalá nunca dejemos de mezclar  ritmos, sonidos y  repertorios musicales. Eso es lo que al final nos hace más ricas.

CEC: Para el vídeo de “Cayena” habéis vuelto a contar (creo que ya es la tercera vez) con Alex Rodrigo. ¿Qué destacarías de su forma de trabajar?

TJ: Alex es un profesional increíble, con el que tenemos la suerte de poner contar. Es además un colega y amigo  de siempre. Eso nos da cierta ventaja para poder contar con él siempre que  pueda. Estamos esperando, a que tenga un huequillo entre trabajo y trabajo, para poder sacar con él, estos videos que tienen una calidad increíble. Y que no podríamos pagar, sino fuera quizás  por toda la red de cariño y amistad que hay con él. Es espectacular currar con Alex. Aparte de tener una creatividad alucinante, tiene una capacidad de trabajo y trato humano en situaciones de estrés,  capaz de sacarlo adelante, es un lujo trabajar con él. Como con  el equipo humano que él es capaz de dirigir y sacar adelante.

CEC: Entre otras influencias, abrazais un poco el reggaetón. ¿Crees que con el paso del tiempo, la etiqueta que se le dio, por parte de muchos puristas y público, de mala música ha ido desapareciendo?  ¿Qué la gente ha dejado de criticar por sistema y realmente se ha dedicado a escucharlo y darle la atención que no se le dio?

TJ: Siempre decimos un poco, que la gente que dice que el reggaetón es una música sencilla y simple, esperamos que escuchen todo el día Beethoven y Paganini. Porque entonces no sabemos muy bien a que se refieren. Si es que a lo mejor solo escuchan música de extrema complejidad, jazz o música clásica. A lo mejor ahí podríamos entender que piensen que el reggaetón  es una música un poco más sencilla. Pensamos que esta percepción/imaginario que hay alrededor del reggaetón, tiene que ver con una cuestión de racismo y clase en lo cultural. El reggaetón se ha hecho un hueco  súper grande en la vida de todas las personas y en todos los espacios culturales y musicales. Será porque tiene una capacidad de transmitir y hacer mover a la gente que otros géneros musicales no han llegado a tener.

CEC: Vuestra música es para bailarla. Yo escucho un disco vuestro y lo que tengo es ganas de bailar. Ahora la música en directo, después de todo lo que ha pasado, está empezando a despertar nuevamente. De todas formas, este parón obligatorio que ha habido a nivel de conciertos ¿ha beneficiado al proyecto del nuevo trabajo? 

TJ: Si que es verdad, que el estar obligatoriamente parado, una banda que está continuamente de gira, pudiera parecer que se deja más tiempo para dedicar a la composición  y producción de nuevos proyectos. Pero “Tremenda Jauría” es una banda que se inspira mucho en lo que vivimos. Entonces, al no haber vivido mucho en este último año y medio, las influencias se han visto muy rebajadas. No ha sido fácil sacar adelante un nuevo disco, con el contexto social y económico que estábamos viviendo. Cuando veíamos en algunas entrevistas o en la prensa, frases tipo “la gente del sector de la cultura,  habréis podido inspiraros en este momento de parón” pensábamos que nos faltaba vida para inspirarse.

CEC: Muchos artistas, recurrieron al principio de la pandemia, al tema del streaming con conciertos, para satisfacer un poco a los fans. Vosotros realizasteis uno. ¿Cómo nació ese proyecto y quién crees que lo necesitaba más? ¿Vuestro público o vuestra necesidad de darle salida a vuestra música, de sentiros en un concierto como los de antes?

TJ: La idea surgió tratando  de buscar soluciones a la situación que estábamos viviendo. Hicimos el streaming en Junio, aunque  el mundo de la cultura se lanzó mucho antes a hacerlos. Lo aprovechamos para sacar un tema y un streaming, que era una necesidad más mía, más de la banda. Seguramente la gente también lo agradeció. Cubrió una necesidad muy de persona que forma parte de un proyecto, que tiene que ver con tocar para otras personas y que de repente se vio todo parado. 

CEC: Para finalizar un poco con toda esta época rara. La música en vivo produjo situaciones muy insospechadas. ¿Cómo músico que se puede sentir viendo que la gente está sentada en una sillas, que no se puede levantar y que a fin de cuentas no puede disfrutar la música como realmente debe disfrutarse?

TJ: En un primer momento, como nosotras nos lo imaginábamos, era mucho menos expresivo de lo que luego al final fueron los conciertos. Cuando hemos dado un concierto en directo, pese a que la gente estuviera sentada, pese a la mascarilla, nos  ha llegado muchísima energeía y feedback  del público que teníamos enfrente. Y eso es muy de agradecer. Porque no es fácil, ver un concierto sentado y con mascarilla. En situaciones horribles y buscando el lado positivo, la mini gira que hicimos en teatros en Madrid y Barcelona, con la gente sentada, únicamente centrada en vez el espectáculo, ha sido una experiencia muy chula. Porque tenías mucha más su atención que la que sueles tener cuando la gente está de pie, charlando con sus colegas. En un teatro, la gente está 100% centrada y orientada en escuchar lo que estás haciendo. Agradecemos  a la gente el esfuerzo de venir a vernos, tal y como estaban las cosas a nivel de salud y económico.  Su cariño y  energía, ha sido un regalazo increíble.

CEC: Veo que estáis confirmados para el Viña Rock 2022. Algo totalmente distinto a lo que me comentas de teatros y pequeños auditorios. Dos cosas, primero de cara a nivel agenda ¿se presenta un 2022 intenso a nivel conciertos?  Y segundo,  viendo las sensaciones positivas que ha generado el tema de los espacios más cerrados con menos público ¿es algo que vais a mantener? ¿vais a intercalar con los grandes festivales?

TJ: Respecto a la primera pregunta, la agenda ya se empieza a despertar un poco, lo cual nos hace una ilusión increíble. Vemos muchas más fechas cerradas, de las que veíamos en estos momentos  el año pasado. Así que nosotras, que  estamos también en un mundo muy precavido, hasta que no veamos realmente como avanza el otoño y el invierno respecto al virus y las restricciones no vamos tampoco a ilusionarnos.  Y es verdad que la oportunidad de tocar  en teatros, que es algo que para “Tremenda Jauría” no estaba en la cabeza de momento,  quizás pueda ser una opción más. Rescatando aprendizajes o herramientas que nos ha podido dar esta situación tan crítica y horrorosa. E intentar ver las oportunidades. De repente el formato teatro nos ha gustado y lo hemos disfrutado, está en nuestras cabezas.

CEC: Leo en vuestro perfil de Spotify que os definís como una manada de perros salvajes que aúllan y rugen. Aullar y rugir siempre  lleva algo de rabio en ello. ¿La rabia ayuda a la creación de los temas? ¿Es como eso que se dice, de que las mejores canciones, novelas, nacen o tienen más brillantez, si nacen de algo triste o algo que produce dolor?

TJ: Parece que en la creación cultural hay como un poso de melancolía. “Tremenda Jauría” somos muy  de la amistad, de que todo vaya hacia adelante. Este disco nuevo va a ter un poco más de rabia, porque lo hemos pasado mal, como casi todo el mundo. Se va a notar un poco más de rabia, como emoción primaria. “Tremenda Jauría” siempre era una banda más positiva. Y ahora quizás lo es un poco menos, pero no por eso vamos a perder el tono alegre y combativo que intentamos siempre tener y trasladar.

CEC: Has hablado de  amistad, de la rabia que produce todo lo que se ha vivido. Yo tengo 46 años y viendo un poco a la juventud de ahora, la sensación que tengo es que tiempos pasados fueron mejores. No como ejercicio de nostalgia, ¿crees que es la realidad que hay? ¿Que las nuevas generaciones lo están teniendo más complicado?

TJ: Yo tengo 34, entonces a esta edad ya me siento un poco mayor en relación a lo joven. Sí que últimamente charlando con los colegas, hablamos de que parece difícil tener hoy 15-20 años. Es una generación que se ha comido dos crisis económicas muy fuertes, que han visto como el futuro es súper intangible y no es nada a lo que te puedas aferrar. Crecer, ser adolescente y joven con esa realidad parece bastante difícil. Hay que apoyar y creer mucho en los chavales y las chavalas, porque no tienen un contexto fácil y no les estamos dejando un mundo fácil tampoco. Es esto que se habla ahora de malegría, que utilizan los chavales y chavales para definir un poco una sensación de que “jolín estamos bien, pero el futuro no es nada brillante”. Y no debe ser fácil crecer con eso.

CEC: No tenéis ningún tipo de problema en manifestar en redes sociales vuestra disconformidad con ciertas situaciones o injusticias. Como artistas, ya no como personas, ¿creéis que tenéis la obligación, ya que disponéis de  un altavoz que no tiene la gente de a pie, de apoyar y defender todo lo que sea, visualizar una injusticia? ¿Un artista tiene esa obligación?

TJ: En la medida en la que tienes un altavoz, eso está vinculado generalmente a determinados privilegios. En esa medida en la que estás un poco por encima en términos de que tu mensaje puede llegar lejos, tienes que estar comprometido y saber de qué lado estás y actuar en consecuencia. Para nosotras es una parte súper importante, creo que se ve en todas o casi todas las letras que hacemos. La cultura no es algo neutro, algo que esté desligado de lo político y de lo social. Y en general, en la vida hay que tomar partido. Y como una banda de música/proyecto cultural que somos, también.

CEC: De acuerdo Julia, hemos hablado de rabia pero me has dicho que en ningún momento vais a dejar el positivismo que habéis tenido hasta ahora. Esta mezcla de actitud, de sentimientos que se pueden generar, ¿es algo que ha ido creciendo poco a poco y se va a reflejar en el trabajo? 

TJ: Creo que va a ser un disco un poco más oscuro. No está terminado todavía al 100% pero todos los temas que vamos teniendo, son un poco más oscuros. Creo que también tiene que ver con el contexto socio político en el que se está produciendo. Pero también con que somos una banda que llevamos 6 años tocando y hay una parte de madurez como personas que forman parte de una banda. Creo que nos dejamos ver más. Me cuesta saber el porcentaje que hay de que nos hemos hecho más mayores y que igual nos apetecía sacar esa cara, o que porcentaje tiene que ver con el contexto

CEC: Dos últimas preguntas. La primera, me comentas que el disco no está terminado al 100%. Estamos a finales de Octubre, ¿va a ver la luz antes del 2022? 

TJ: No, en principio está previsto para principios del año que viene. 

CEC: Y la última. Es vuestro segundo trabajo, ¿Crees que el segundo trabajo de un grupo es el que confirma si esto va en serio o no? Muchos grupos, cantantes o escritores han tenido un primer trabajo y mueren ahí. Por falta de ganas, de creatividad. Y el segundo es un poco el que define si hay nivel para mantenerse para un tercero, cuarto… ¿Esa presión la notáis o es algo que no os preocupa?

TJ: Es algo que no nos preocupa. “Tremenda Jauría” es una apuesta fuerte, que tenemos clara y que tiene sentido, porque lleva teniéndolo muchos años. Y para el público y personas que nos siguen y escuchan tiene sentido. Sí que quizás es mostrarnos más, como modificar un poco la trayectoria en términos musicales que llevábamos. Y quizás eso sí es un poco inquietante...

Porque algo que comentamos mucho en el estudio es “jolín, la gente va a flipar, qué va a pensar de esto que vamos a sacar…” También tenemos que tener en cuenta como va a llegar fuera, pero realmente nos está preocupando más la ilusión que nos está haciendo grabar los temas, pues nos gustan todos. Que estamos súper contentas con los temas que estamos sacando, con “Cayena”, un tema del que no hemos tenido duda en ningún momento. Independientemente de que fuera un poco diferente a lo que veníamos haciendo. Son temas sólidos, con los que estamos completamente convencidas y eso es garantía de que es una propuesta honesta que va a llegar a la gente.

Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad