Publicidad
Domingo, 20 Enero 2013 06:11

La corrección política es el cáncer real de esta sociedad. Arenga a todos los lectores a decir siempre lo que realmente piensan, por el bien común

Escrito por  Publicado en La columna de Trajano
Political Victim

Image by ViaMoi via Flickr

La corrección política de nuestra sociedad hace que parezca que haya una gran mayoría, puesta de acuerdo, que en realidad no existe.

En lo único que se han puesto de acuerdo los seres humanos (ya pertenezcan al grupo 'pueblo', 'políticos', 'poderosos', 'burgueses' o cualquier otro estamento), en los últimos tiempos es, desgraciadamente, en ser políticamente correctos. En mostrar y demostrar, día tras día, su buenismo, lo bien alineados que están con la normalidad, debido a esa coincidencia con la apariencia de todos diseñada, no lo olvidemos, por otros, los interesados. Eso les hace sentir que pertenecen al mejor de los grupos, según ellos; el peor de todos, según nosotros.

El pensamiento políticamente correcto es un cáncer de la sociedad precisamente por eso: porque distorsiona la realidad. Como estamos en un mundo de cobardes, y nadie se atreve a decir lo que piensa, en ninguna situación (también las domésticas, ni tan siquiera con tu propia pareja o en nuestro lugar de trabajo), la gran mayoría se apunta a pensar, en todo, lo que ven que da resultados. ¿Resultados? Crisis económica histórica, y 4 millones de parados, entre otras lindezas (libertades recortadas, control absoluto de todo por parte de los poderosos, sumisión del ciudadano en el puesto de trabajo, etc, etc, etc...)

Que cada uno lleve su vida personal como patéticamente pueda, pero a nivel social, arengo a todos los lectores encadenados a extirpar este tumor, puesto que puede parecer, entonces, que hay un consenso en algunos temas importantes, y que todo el mundo está de acuerdo en temas en los que realmente, si todo el mundo dijera lo que pensara, habría muchas sorpresas.


Image by pjchmiel via Flickr

Los que son amigos y partidarios de la corrección política, son en realidad enemigos de la participación ciudadana real, y enemigos de todos aquellos valores con los que muchos se llenan la boca: de la democracia, de la libertad, la igualdad, etc... Con sus correcciones y cobardías, no hacen más que perjudicar los intereses de todos, y ya que el ser humano es egoísta y le importa un carajo el bienestar del vecino, señalaremos que también las de uno mismo.

A nivel político, la corrección política es, valga la rebuznancia, el pan nuestro de cada día. A los políticos les encanta. Son todos aquellos que no quieren oir hablar de consultas populares, referéndums y que, en cambio, siempre velarán por la hegemonía de los partidos, etc... Los políticos políticamente correctos dejarán al ciudadano políticamente correcto echar su papeleta en la urna cada 4 años, pero procurarán, durante ese período, que no puedan hacer nada más. Para ello usarán todas las tácticas que hagan falta, y el pueblo, siempre tan avispado, picará seguro el anzuelo.


Color Correction Example

Image by naathas via Flickr

Entre todos, pues, se está manteniendo e imponiendo el pensamiento políticamente correcto a la orden del día. Desde CEC siempre nos negaremos, por más que algunos cogerán el argumento de que, claro, yendo de políticamente incorrectos, nos creemos más guays que nadie. Ni por asomo. Ese es un argumento fabricado, también, por los políticamente correctos. Así que ni caso. De frente, a cara de perro, y tirando la basura, con la incorrección política como virtud y, practicamente, única tabla de salvación.

Vista la situación a la que nos han llevado todas estas correcciones, con una crisis económica histórica, con 4 millones de parados ( y sean conscientes que dentro de un año o dos serán 6 por más que nos den esperanzas cuando en verano se reduce un poco la desocupación), arengamos a nuestros lectores encadenados a que vayan acabando con esta corrección política que de nada sirve a parte de seguir perdiendo libertad, derechos y oportunidades. Semana tras semana, en las nuevas columnas de opinión de esta web, que quiere ser revolucionaria y ya lo ha conseguido en temas culturales, se seguirán dando claves para que no sigamos cayendo en las trampas del sistema.

PD. No soy un iluso, ni un ingenuo. Tampoco un amante de las utopías. Y mi escepticismo, fruto de una observación consciente de todo y de todos, no me invita a pensar que esto vaya a suceder, no en una globalidad. Pero con estas líneas quiero dejar escritos unos hechos incontestables, dejar patente una actitud, y mostrar mi admiración por aquellos que se niegan a pasar por el tubo en cualquier situacióny que, seguro, se sienten solos en la lucha.

No estáis solos. Somos muchos. Y si estas líneas sirven para que algún indeciso que vive en la contradicción se anime a cambiar algunos comportamientos, me daré por satisfecho. Hay que seguir luchando por la libertad propia y global, porque ir a protestar el día que a uno le interesa, tampoco sirve. La actitud tiene que ser, siempre, la de proteger la propia libertad de decisión y opinión, pero también la del resto.

 

Comentarios (4)
  • Suao  - Pavo empanado...
    Empanado está más de uno que yo me sé...
    Por cierto, no hace mucho comí pavo empanado, pero estaba bastante aceitoso. No me gustó mucho como plato para una cena. Demasiado aceite que me dejó la barriga retorcida antes de irme a dormir.
    Volviendo al tema, no puedo por más que darte la razón, Trajano. Pero, insisto, di lo que quieras, pero vigila cómo lo dices. No sea que luego te lleves un disgusto, que siempre hay quien no entiende de palabras. Esto me recuerda a cierto cocinero que va pegando cabezazos por ahí... Da igual, que no viene al caso.
    Gracias por la reflexión.
  • Trajano
    Sin miedo, Suao, sin miedo a los que no entienden de palabras. La mente de uno puede derrotar, poco a poco, a cualquiera. AH! y no a los productos aceitosos ni pre-fabricados!!!

  • Trajano
    Bueno, estoy de acuerdo, pero mi texto sólo habla de no entrar en el juego de decir las cosas por quedar bien. De callar para mantener un puesto de trabajo, una pareja, unos colegas o un status. De, precisamente, no dejarse someter por nadie, callar, y luego criticar por detrás. No, di lo que piensas por delante, que total, la vida son 4 días, todo esto es una broma, no hay que tomarse la vida tan en serio, ni tener tanto miedo a todo y todos, y ya que tenemos 4 días, almenos hacer y decir siempre lo que realmente queremos hacer o decir.

    A nivel social, la corrección política es un cáncer absoluto, por lo comentado, que es el principal argumento de este texto: parece que todo el mundo esta de acuerdo en unas cosas, y en realidad es solo ficcion. Pero al poder le va muy bien que todos hagamos ver ese consenso, todos tontos, todos contentos. Ya vemos que no lleva a ningún lado, sólo a empobrecernos mientras otros nos meten en crisis, una tras otra, y nadie paga el pavo empanado.
  • Suao  - Correc.. ¿qué?
    Estoy de acuerdo con que la correción política es un cáncer que hay que eliminar. Pero eso no significa que ahora todos tuviéramos que ir diciéndonos las verdades a la cara, en plan "sitedueletejodes". El tema es que la gran masa, confunde formas de actuar. Se confunde decir lo que piensas, con decir las cosas sin pensar y eso tampoco es. Se confunde la libertad de expresión con poder faltar el respeto si a uno le da la gana. Y así, con todo.
    Entiendo, como decís tú aquí y René en su artículo titulado "Los políticamente incorrectos: antes locos que contentos"(tremendos párrafos, los vuestros, por cierto) que hay que quitarse las ligaduras y ser capaces de reclamar nuestra libertad, sin pudor, sin pedir perdón ni permiso. Lo malo es que la ignorancia es muy mala y muy osada, por lo que de la libertad se pasa a la represión muy rápidamente. El ser humano es estúpido por naturaleza (unos más que otros, vale...) y siempre habrá quien, creyéndose con más libertad que los demás, intentará someter a quien no piense como él. Por eso, aunque estoy de acuerdo en que es necesario acabar con las reglas no escritas de la corrección política, soy de los que piensan que debe haber siempre unas normas y unas reglas básicas para todo. Porque si no, cabe el riesgo de que algún hijo de puta como yo mismo, tiranice su postura y acabe con la libertad de todos. En mi caso, menos mal que hay reglas del juego en la vida, porque en mi fuero interno, me sé de lo peorcito.
    Pero esto ya lo discutiremos en otro momento.
    Gracias por dos textos tan buenos, Trajano y René.
    Un saludo.

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad

'Bienvenidos a Dietland', libro en el que se basa la serie de AMC, nuestra RECOMENDACIÓN ESPECIAL del mes de julio.

¡¡Lee nuestra AMPLIA RESEÑA y los por qués de nuestra recomendación CLICKANDO EN ESTE ENLACE!!

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios

Suscríbete al RSS del Calendario de Series de CEC

Recibirás todas las nuevas fechas que incorporemos en nuestro calendario de series en tu e-mail y podrás preguntarnos sobre los próximos estrenos. Un servicio exclusivo y gratuito proporcionado por CeC.

Clicka aquí

Calendario de series USA, España, Reino Unido, Latinoamérica...

Todas las fechas de estreno, parón y regreso de series confirmadas oficialmente, AQUI.