Miércoles, 02 Diciembre 2015 05:25

El arte de la "NO Guerra". ¿La reacción de Hollande es la que los terroristas buscaban?

Escrito por  Publicado en PENSAR

Se intuye que esta estrategia de enfrentamiento directo es, probablemente, la que buscan los lideres de Daes.

Utilizarán a su población como escudos humanos ante esos bombardeos, provocando más victimas "inocentes" e irritando a la parte más radicalizada, siendo la propaganda perfecta para que algunos más acaben unidos a la "causa yihadista"...


A menudo me ocurre que el corazón va por delante de mi razón. Sí, me ocurre principalmente cuando me acaloro por alguna injusticia que me afecta personalmente, o incluso cuando no habiéndome afectado personalmente me afecta por el simple hecho mismo: de tratarse de una injusticia.

Un ejemplo de tal acaloramiento que, como un volcán, invade mi corazón, son las injusticias que representan principalmente cualquier acto de violencia, ya sea ejercida sobre mi o sobre cualquier otra persona. Y es en estos casos en los que mi corazón se pierde y empieza a bombear instandome a ir a casa a por el bate de béisbol que tengo e ir y resolverlo yo con mis propias manos...

Este hecho es un poco lo que creo yo le ha pasado al presidente Hollande a raíz del dramático atentado sucedido cometido en París. Atentado en el que Hollande ha optado por ir a buscar su "bate de béisbol" y luego "batear" los territorios donde supuestamente se encuentran los lideres terroristas de Daes.

Esto es atendible y probablemente muchos lo haríamos, incluso tengo que reconocer que yo también he deseado con todas mis ganas que vayan allí y les den tal escarmiento que no quede ni rastro en pie de ese despreciable y repugnante supuesto califato.

Lo que ocurre es que, ante ese ímpetu del corazón que me impulsa a desear con toda mi fuerza que vayamos allá donde se esconden y les reventemos a hostias, esa lucecita que se llama razón se me enciende a tiempo antes de actuar, instándome a reflexionar antes sobre lo conveniente o no de hacerlo.

Y ocurre que, tras haber reflexionado al respecto, algo me dice que esa manera de realizar la "reprimenda" no es ni lo más indicado ni lo más efectivo.

Y no lo es porque tal y como se les quiere aplicar dicha "reprimenda" (a base unicamente de bombear masivamente sus territorios en territorio en Siria e Iraq), puede salirnos bastante cara a corto plazo.

Repito: por un lado es entendible que el presidente Hollande haya actuado guiado por ese ímpetu que invade su corazón, y que por tanto haya apostado por tomarse la justicia por la fuerza de su mano, pero cuidado... No sé si esto es posible y si no acabará saliéndoles, a él y a sus aliados, el tiro por la culata con esta estrategia, pues no es descabellada la idea de que esta nueva guerra, "nuevamente" y así enfocada, pueda acabar siendo a la larga un fracaso más como lo fue la anterior guerra de Iraq, ocurrida en parte de esos mismos territorios.

Y es muy posible también que los terroristas de Daes lo que estén buscando sea justamente eso, que Francia y sus aliados vayan tras ellos hasta esos infranqueables y complicados santuarios y les bombardeen...

Unos lugares que han tomado a las bravas, reprimiendo a sangre y fuego, matando y sometiendo a parte de la población, y bajo el beneplácito de algunas facciones del derrocado régimen de Sadam Hussein, vigentes aún en la zona.

Una población que poco me equivoco en afirmar que utilizarán como escudos humanos ante esos bombardeos, que provocarán más victimas "inocentes" y que irritarán a la parte más radicalizada y anti-occidentalista de la enorme nación islámica, convirtiéndose en propaganda perfecta para que algunos más acaben unidos a la "causa yihadista".

Pero no solo este tiro puede salirles por la culata a Hollande y a sus aliados, sino que estos bombardeos masivos "in situ", o sea, en territorios de Siria e Iraq, no servirán apenas para atajar o acabar de raíz con el problema de fondo del terrorismo internacional yihadista. Un terrorismo cuya sede del actual califato islámico no es más que un señuelo de una de las muchísimas franquicias de su expansión por el mundo, localizada no solo en aquellos países musulmanes, sino incrustada de lleno en las sociedades de los países amenazados.

Se ve, se intuye, que esta estrategia de enfrentamiento directo es, probablemente, la que buscan los lideres de Daes. Una estrategia que utilizarán para desestabilizar más aún las zonas en conflicto, captando probablemente más adeptos a su causa, como por ejemplo las facciones del derrocado ejercito de Sadam Hussein que aún campan a sus anchas por algunos de aquellos territorios y que llevan en sus corazones un enorme ánimo de revancha contra parte de aquellos cruzados que los derrotaron y que nuevamente vuelven a la carga.

Grave error creo, aquel ojo por ojo, pues así todos acabaremos ciegos.

Antes que cualquier nuevo acto de "destrucción masiva" en aquellos territorios, creo que sería mucho más efectivo el poder atajar sus fuentes de financiación y desabastecerlos de armamentos, a la vez que sería conveniente estabilizar las zonas en conflicto apoyando a los gobiernos anteriores para que sean los propios gobiernos islámicos de dichas zonas los que acaben resolviendo y controlando dicha situación.

Mas luego y si uno lo que desea con todo su corazón es darles una buena paliza, que sea en casa propia, en legítima defensa, o tomando infinidad de medidas de prevención que realmente les compliquen la vida y les hagan "pupa", aplicando medidas enérgicas de control policial, militar y judicial que establezcan duras penas carcelarias para este tipo de actividades terroristas, o controlando las actividades de los lugares de culto o conflictivos, e incluso si hace falta tomando medidas judiciales radicales como son la expulsión y retirada de la nacionalidad a cualquier persona que colabore o atente con dicho tipo de actividades terroristas.

Muchas, son muchas más las medidas preventivas que uno en su país puede realizar para hacerles daño y complicarles bastantes las cosas. Medidas que necesariamente deberán ir unidas a otras de ámbito social, más enfocadas a la regeneración social e integración de esa parte de la población de origen musulmán sin ilusión alguna actualmente, y que se encuentran realmente a dos pasos de caer seducidos por el yihadismo.

No estaría de más tampoco que el presidente Hollande y sus socios repasaran brevemente ese antiguo y discreto manual chino llamado "El arte de la guerra", de Sun Tzu, donde este afirma "que si uno va a emprender un ataque, debe asegurarse antes de que éste tiene todas las de ganar, y de no ser así, seria mejor esperar y utilizar la infalible táctica de "defensa y golpe" en el sitio donde uno se halla"...


Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad

Últimos comentarios