Viernes, 12 Junio 2020 18:42

Crítica de la película EL SILENCIO DE LA CIUDAD BLANCA, de estreno en televisión en Movistar Plus. De Daniel Calparsoro, con Belén Rueda (Madres) y Javier Rey.

Escrito por  Publicado en Reviews películas 2021-2022

Un thriller que mantiene expectante e invita a jugar.

Una historia de represalias, celos, pasiones, mentiras, verdades, de secretos familiares y asesinatos en serie


Daniel Calparsoro dirige, El silencio de la Ciudad Blanca, con guion adaptado de Roger Danès y Alfred Pérez Fargas.

Han pasado 20 años de los crímenes que provocaron el pánico en la ciudad de Vitoria, con rituales donde las víctimas eran parejas, con edades múltiplo de 5 y sus apellidos alaveses, compuestos. Ahora, cuando el supuesto asesino está a punto de salir de la cárcel, Tasio (Àlex Brendemühl), comienzan de nuevo a aparecer víctimas con el mismo modus operandi: Una pareja de jóvenes desnudos, tumbados boca arriba, con una corona de flores tapando sus genitales y unidos por las manos; en esta ocasión en la cripta de la Catedral Vieja.

Unai (Javier Rey),  es el inspector de policía encargado de resolver el crimen junto a la subcomisaria Alba (Belén Rueda) que curiosamente se han conocido días antes, corriendo por la ciudad de noche, y su  compañera Estíbaliz (Aurora Garrido). Lo primero que les llama la atención, además de la presentación de las víctimas, es que todas han sido picadas por abejas en la garganta. 

La película ha sido rodada en escenarios naturales de la ciudad de Vitoria y otras localizaciones alavesas. En el filme, entre la intriga y el suspense que genera la historia, veremos el comienzo de las Fiestas de La Blanca en Vitoria, con la bajada de Celedón, el ya desaparecido día del guarreo, donde inundaban toda una zona y a quienes por ella pasaban, con harina o la impresionante procesión de Los Faroles, en plena noche.

El silencio de la ciudad blanca, está adaptada de la primera novela de la trilogía de “La ciudad blanca”, obra escrita por Eva García Sáenz de Urturi y ambientada en Vitoria. Daniel nos ofrece este interesante thriller, en el cual hasta lo más sencillo, puede servir al espectador de pista, para resolver los extraños asesinatos. Acompañemos por tanto a este trío de policías formado por Unai, Alba y Estíbaliz e intentemos averiguar, quién se esconde detrás de tales asesinatos.

Un thriller policiaco donde Daniel consigue crear la atmósfera precisa para mantener al espectador, expectante y para ello, ha aportado un  valor extra a dos elementos esenciales, sobre todo en este género cinematográfico: La fotografía y la música. Es sabido que una imagen vale más que mil palabras y aquí, aunque la palabra es muy importante, lo que se muestra, aún más. Dicha fotografía ha corrido a cargo de Josu Inchaustegui, retratando a la ciudad de Vitoria con gran elegancia, especialmente en las noches, silenciosas, tranquilas y con un aire fantasmagórico, donde los personajes para soltar las tensiones del día o simplemente para mantenerse en forma, correrán entre el entramado del casco viejo, o en esos momentos de investigación que invitan al espectador a ser un testigo más, por poner dos ejemplos, sin desvelar nada. En cuanto a la banda sonora compuesta por, Fernando Velázquez,  provocará a través de sus notas, seguir la historia entre la angustia, el relax y la acción.  

Una historia de represalias, de celos y pasiones, de secretos familiares bien guardados, de mentiras y verdades, de asesinatos en serie calculados con precisión, de persecuciones al más puro estilo Ethan Hunt, sobre los tejados de la catedral o de festividades; todo esto y mucho más se podrá ver, percibir y disfrutar, en este oscuro thriller. Un filme con buen ritmo gracias al brío que le confiere Calparsoro  y el montaje de Antonio Frutos.

Cuenta con un importante reparto, entre quienes destacan: Javier Reyes como Unai, el inspector de policía. Aurora Garrido como la inspectora Etíbaliz y para completar el trio, no puede faltar la subcomisaria Alba, Belén Rueda. Además de ellos tres, destacaría la doble interpretación de Álex Brendemühl, que encarnará a los gemelos Tasio e Ignacio. Una historia en la cual la familia tiene gran importancia, en donde la venganza, como se suele decir, se sirve en plato frío y donde el asesino o asesina, no adelantemos ninguna pista, está bien atrincherado o atrincherada. 

  • Mi nota es: 6,5 / 10
  • ESTRENO en TELEVISIÓN en Movistar Estrenos este viernes 12 de junio de 2020 a las 22 horas.
  • REPARTO: Belén Rueda, Javier Rey, Aura Garrido, Manolo Solo, Àlex Brendemühl, Kandido Uranga, Sergio Donado,  Pedro Casablanc,  Ramón barea, Itziar Ituño,  Rubén Ochandiano y Richard Sahagún
  • PRODUCTORA: Atresmedia Cine, Rodar y Rodar.
  • DISTRIBUIDORA en ESPAÑA: DeaPlaneta.

SOBRE EL DIRECTOR

Daniel Calparsoro, como tantos jóvenes, se desplazó a Madrid para estudiar Ciencias Políticas, aunque sentía cierta atracción por el mundo del cine, por lo que estudiaría dirección cinematográfica en Nueva York. A su vuelta en 1995, dirigió su ópera prima junto a su pareja, Najwa Nimri “Salto al vacío” con quien también trabajo en,  “Pasajes” 1996, “A ciegas” 1997 y “Asfalto” 2000. En 2002 rodó “Guerrero” y “Ausente” en 2005, para saltar a la televisión con las miniseries: “El castigo” 2008 Antena3 y “La Ira” 2009 e “Inocente” 2010 para Telecinco.  Regresó en 2012 a la gran pantalla con “Invasor”, “Combustión” 2013, “Kalebegiak” 2016, “100 años de perdón” 2016, “El aviso” 2018 y en el presente  con “El silencio de la ciudad blanca”. Entre el año 2013 y el 2018, rodaría también otras series.

Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad

Últimos comentarios