Publicidad
Lunes, 27 Marzo 2017 13:47

Crítica y recomendación de 'THE ART OF SELF BOYCOTT', el nuevo disco de Sigmund Wilder

Escrito por  Publicado en Novedades!!!

El riesgo es algo que se agradece. En una época en que a nivel musical quizás se necesita algo nuevo, el hecho de que alguien se atreva a ello aunque sea sonando a un cierto “déjà  vu”, ya es de mucho valorar. Y es así como Sigmund Wilder presenta “The Art of Self Boycott”.  

Un trabajo que ya en su primer tema “Still My Red Light” (cuyo principio suena a la tormenta que está a punto de llegar) deja claro que abandona lo comercial. O mejor dicho lo que suena comercial en estos años. Porque no cabe ninguna duda que si “The Art of Self Boycott” se hubiera publicado en los 80-90 habría recibido alabanzas y ventas sin ningún tipo de discusión. Pero desgraciadamente, hoy por hoy lo comercial se aleja bastante a la obra maestra que es este trabajo. Y los aplausos y deseos de una larga carrera musical están más que justificados tras una primera escucha.

Su cantante David posee una voz con un cierto parecido a la de Ville Valo (vocalista de Him), Chris Isaak o Dave Gahan. Una voz elegante y poderosa que conduce los temas del trabajo sin que en ningúno de ellos la música se coma la voz o viceversa.

Hablamos de temas que nos transportan a otra época, a la época de éxitos como “Enola Gay”. Y uno fácilmente puede pensar en New Order, pero también en lo experimental  de grupos como Mogwai.  Nos encontramos con control musical a todos los niveles, con dedicación  y temas  que es evidente que han requerido de cocción a fuego lento.  Aquí no hay desfases  para botar como locos en un concierto.  Aquí la contención y la elegancia se pasean por 12 temas que entran con una facilidad brutal. Que se saborean y que nadie duda que en directo funcionaran sin grietas.

Es difícil destacar un tema sobre el resto porque se nota un cariño y dedicación por el trabajo bien hecho en todos ellos. Quizás ese es el principal mérito. El crear un equilibrio total a lo largo del viaje que Sigmund Wilder nos ofrece.  La tarjeta de presentación de este “The Art of Self Boycott” es  “Only If We Try” (poseedor de un videoclip hipnótico y rodado de forma elegante en blanco y negro). Estamos ante un (y perdonen mi pasión) temazo. Voz, teclados y una parte instrumental en el tramo final que alcanza cotas épicas. Un total de cinco minutos de pura nostalgia a una música de otras décadas. Una música en la que se combinaban los arreglos, las voces, todo de una manera como sólo un buen artesano sabe hacer.

Las guitarras suenan de miedo en la apertura de “Barcode Tattoo” y sorprende el arranque de “The Psycho Magnet Heart”. Y es imposible no quedarse con esas guitarras que arrancan en el tema que lleva el mismo nombre que el trabajo.  Este “The Art of Self Boycott” que deja claro en cada una de sus canciones que aquí prioriza hacer lo que se quiere a lo que puedan querer los demás. Agradecer también la valentía de usar voces como susurros en muchas ocasiones, con un resultado más que positivo.

Tras este disco de debut, uno se pregunta si tardará mucho en escuchar algo nuevo de Sigmund Wilder. Y la respuesta creo que va asociada a la perfección que se quiera  alcanzar. Y pensando en esa máxima de “lo bueno se hace esperar” el oyente cruza los dedos esperando que la espera siempre valga la pena, como tras una primera escucha queda en este caso evidente.


Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios