Publicidad
Lunes, 30 Enero 2012 15:24

Skunkworks, El Disco De Bruce Dickinson Que No Fue Aceptado En El Heavy Metal

Escrito por  Publicado en Heavy Metal
Cover of "Skunkworks"

Cover of Skunkworks

Entrevistador: “Entonces ¿cuánta superficialidad se puede llegar a alcanzar en este mundillo? Cuando sacaste “Skunkworks”, todo el mundo se te echó encima por cortarte el pelo“.

Bruce Dickinson: “Oh, el publico del Heavy esta dividido en gente conservadora que quiere todo siempre igual, y gente que aprecia los cambios y experimentos. No es algo que puedas cambiar, la manera de ser depende mucho de su educación, lo que le rodea... y es algo que realmente no se puede cambiar. Y si hay un artista dentro del Heavy Metal que quiere innovar o experimentar no va a ser igual de grande que los que siempre hacen lo tradicional. Muchos fans del Heavy critican por el hecho de ser productos, o ser falsos a gente como Britney Spears o N’Sync. Y la realidad es que la mayoría de grupos de Heavy Metal están igual de manipulados que Britney Spears o los Backstreet Boys...

Quizá no lo saben, o piensan que son algo diferente, pero solo repiten los clichés de siempre, al igual que hace Britney. Hay un público que quiere escuchar algo determinado, y los grupos se lo dan. Quizá un día, la gente despierte repentinamente. La pena es que a veces la gente que compra ese tipo de material acaba por olvidarlo, y no se hacia que estilo se derivan. Probablemente dejan de escuchar música. Cuando yo escuchaba música, no había Heavy Metal, había Rock. Había esas grandes fusiones, como LED ZEPPELIN, mezclas de folk, rock, blues... ¡Esas bandas ahora son etiquetadas como fósiles! ¡Sus discos están en los museos ahora! LED ZEPPELIN son sagrados ahora, pero hicieron todas sus mayores obras en un par de años. Llegaban al estudio, escribían unos cuantos temas, las tocaban y ya está. Lo hacían deprisa y corriendo, con imperfecciones.”

Y es que Bruce Dickinson tiene unos gustos muy amplios, que van desde la música folk (Caravan, Lindisfarne, Benito Lertxundi) al heavy metal tradicional, pasando por el punk rock (The stranglers, por ejemplo), el mal denominado grunge (Soundgarden, Pearl Jam), el rock progresivo de los 70 (Van der Graaf Generator, Genesis, Gong, Jethro Tull) y el hard rock (Free, Deep Purple, Black Sabbath, Thin Lizzy). Dentro de su carrera en solitario "Skunkworks" sí que tiene algunos guiños a determinadas bandas grunge (Soundgarden especialmente, aunque éstos más que grunge eran los herederos de Black Sabbath y Led Zeppelin). El disco está bastante bien, con parte de las mejores letras que Bruce nunca haya escrito. De todas formas, todos sus discos en solitario son recomendables, muy especialmente "Accident of birth" Accident y el sensacional "The chemical wedding", uno de los mejores discos en los que ha cantado (clásicos de Maiden incluidos).



Aunque supuso un fracaso comercial estrepitoso, esta obra tan criticada a posteriori por los medios especializados (porque en el momento de su salida al mercado recibió unas críticas generosas, al igual que la gira que le siguió abriendo los shows de presentación del “Time of the oath” The de Helloween) le dio la oportunidad al frontman de demostrar una creatividad y versatilidad libres de toda duda. Pero ya se sabe cuando se tilda a algo de “grungie” mal vamos para caer en gracia en según que sector. Este disco, si bien es algo "raro" y salido de la línea de lo que se podría esperar de Bruce, es excelente, al menos en mi opinión. Creo que la producción de Jack Endino (conocido por su trabajo en grupos de rock alternativo) es muy buena y el sonido del álbum es refrescante. Si bien no alcanza a ser un disco de "METAL" propiamente dicho, no es algo que nos pille tan desprevenidos sabiendo que tampoco lo fueron sus predecesores. Además creo que el resentimiento contra Bruce que sentían algunos fans de Maiden por haber dejado al grupo, quedando ahora éste en una situación algo delicada, tampoco jugó a su favor.

Su carrera fuera de Iron Maiden comenzó con la grabación de 'Bring Your Daughter to the Slaughter', que apareció en la BSO de "Pesadilla en Elm Street 5" y más tarde en el segundo disco del recopilatorio "The Best of Bruce Dickinson" The. Se trataba de una versión diferente de la que se publicaría después en el disco de Iron Maiden "No Prayer for the Dying" No. La versión original de esta canción le pondría en las manos un contrato para hacer un álbum completo. Bruce se juntó con su amigo, y futuro miembro de Iron Maiden, Janick Gers para componer "Tattooed Millionaire" Tattooed en dos semanas: un disco bastante alejado del sonido 'heavy' de Iron Maiden pero sin embargo con un estilo propio bien definido. Quizás algunas de las canciones fueron compuestas por el mismo Bruce para el disco "Somewhere In Time" Somewhere, pero que Steve Harris no aceptó para ponerlas en el álbum y de ahí que no haya ninguna canción compuesta por él publicada en aquel disco.

Antes de sacar a la venta su segundo trabajo, "Balls to Picasso" Balls, Bruce dejó Maiden e intento conseguir ayuda de Myke Gray y de Keith Olsen a continuación. De esta etapa solo salieron a la luz unas pocas canciones en forma de B-Sides (Caras B) y solamente una "No Way Out... Continued" apareció en un recopilatorio posterior. Bruce no estaba contento con la mayoría del material, por lo que comenzó a trabajar con el guitarrista de Tribe of Gypsies, Roy Z. Esto se tradujo en la eliminación de todas las canciones del supuesto álbum con Keith Olsen, excepto la balada "Tears of the Dragon". Entonces grabó junto con toda la banda de Roy Z (Tribe Of Gypsies) el nuevo disco, que sería el anteriormente citado "Balls To Picasso". Cuando Tribe Of Gypsies empezó su propia gira y a grabar bajo su propia marca, Bruce le quedó encargada la misión de buscarse otra banda.

Su nuevo compañero en la composición sería Alex Dickson (guitarrista de Gun en su album "Gallus" Gallus) y entre ambos crearon el álbum "Skunkworks" Skunkworks. La idea era que la banda se llamase así, pero los productores insistieron en que estuviera el nombre de Bruce en la portada; Bruce recordó el intento fallido de David Bowie con Tin Machine y como eso tampoco funcionó para él, así que no tuvo otro remedio que aceptarlo. El álbum se puede considerar cercano al grunge pero no es una definición exacta, aunque la corta duración de las canciones y los solos puedan recordar en parte a este estilo. "Skunkworks" fue publicado en el año de 1996 y nos presentaba a Dickinson -ya sin su larga cabellera- con una banda distinta y sobretodo muy joven, nos referimos a Alex Dickson en la guitarra, Chris Dale en el bajo y el batería italiano Alessandro Elena, muy talentoso por cierto a pesar de su corta edad en ese momento.

Una banda de gran versatilidad artística, ya que estos músicos tienen diversas influencias que van desde el jazz y blues hasta hard rock y el heavy metal por supuesto. Es muy recomendable oir el proyecto en el que bajo el nombre de Sack Trick, han estado implicados esos tres músicos, sin duda un grupo difícil de catalogar con mucho sentido del humor y un tanto bizarro al estilo de nuestro añorado Zappa. Teniendo como referencia otros discos de Bruce y su carrera en Iron Maiden me atrevo sin dudas a decir cabalmente que este disco resulta bastante alejado de lo que quizás se esperaría del gran frontman de la doncella de hierro. Aquí Dickinson da rienda suelta a su vertiente de compositor dando origen a estos 13 temas que jamáas hubieran tenido cabida en su banda principal. Por lo general los temas no sobrepasan los 4 minutos de duración y se caracterizan por ser bastante simples pero efectivos.

Lo que quizás puede recriminarse al dicho trabajo es que los temas carecen de identidad propia porque son bastante livianos y si no se les da la suficiente atención perfectamente pueden pasar desapercibidos, a modo personal destacaría "Space Race", "Solar Confinement", "Inertia", "Meltdown", "Octavia" y el último "Strange Death In Paradise". Luego de esto, Bruce reformaría totalmente la banda prescindiendo de todos los músicos que participaron, para ya en su próximo disco unirse a Roy Z de nuevo, algo que tampoco ayudó a la buena aceptación del disco desde un punto de vista de credibilidad artísitica; fueron muchos los que pensaron que Dickinson intentaba subirse al carro de lo que triunfaba y de lo que artísiticamente estaba de moda. Ciertamente aquí Bruce Dickinson se la jugó por hacer algo netamente más accesible y bastante experimental para lo que nos tenia acostumbrado en Iron Maiden.

Yo añadiría que es un esfuerzo que hay que valorar, todo y considerando que se nota al menos que para este lanzamiento apostó por sonidos más “radiales” y comerciales junto con liricas más alejadas de lo que solía tratar en Maiden. No recomendaría este disco para empezar a conocer la carrera solista de Bruce, para los más puristas les recomendaría empezar con otro, quizás con “Chemical Wedding” The o “Tyranny Of Souls” Tyranny para más adelante quizás dar el salto a este, para los que sean más curiosos, rockeros o quieran escuchar a un Bruce menos “metalero” les recomendaría darle una pasada a este tan subestimado y despreciado trabajo, que en pocas palabras no es malo ni bueno sino que distinto. Desde mi humilde punto de vista este disco careció de fuerza, hay temas –como los mencionados- que pudieron haber sido grandes pero que quizás les faltó la chispa necesaria para prender.

Todos aquellos que se le echaron encima hace diez años por editar “Skunkworks” probablemente ahora adoran el disco en cuestión. Y es que, incluso si eres un escéptico más, debes reconocer que la carrera en solitario del polifacético Dickinson es coherente como pocas. La cohesión entre sus discos es innegable y si uno presta atención se da cuenta que su carrera en solitario ha sido bastante prolífica ya que ha editado seis álbumes de estudio propiamente dichos, algo que no habría sido posible si ésta carrera fuera mediocre o un simple relleno entre discos o deserciones de su banda principal. Hay que reconocer que Dickinson es uno de esos genios del Heavy Metal a los cuales como artistas solistas se les reconoce mucho menos de lo que se debería. La portada se la encargó a Storm Thorgerson, un diseñador que se hizo muy famoso por haber elaborado varias portadas para discos de Pink Floyd ("Dark side of the moon" The).



Además trabajó en las caratulas para albums de artistas de la talla de Peter Gabriel, AC/DC, Black Sabbath, Genesis, Led Zeppelin, Yes. También me agradó el detalle de que las letras están impresas al revés, por lo tanto para poder leerlas tienes que poner el cuadernillo en un espejo. El estilo del álbum se encuentra orientado hacia los sonidos del rock alternativo que estaban tan de moda en esos años, pero eso no impide que el disco derroche calidad y efectividad en casi todos los temas. Al heavy típico y tópico no le cuesta reconocer la grandeza de Dickinson interpretando “Rime Of The Ancient Mariner” Rime de Iron Maiden pero pasan un mal rato para darse cuenta de que “Back From The Edge” del álbum "Skunkworks" tiene una de las mejores líneas vocales que ha parido el británico en toda su carrera, cuestión de criterio supongo; de hecho creo que es el trabajo donde Dickinson se despegó mas de Iron Maiden y del heavy metal con resultados ampliamente satisfactorios.

Comentarios (0)

Escribir comentario

  • Bruce Dickinson Skunkworks
  • Bruce Dickinson Iron Maiden
  • Bruce Dickinson En Solitario
Publicidad
Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios